miércoles, 21 de noviembre de 2012

VER, OIR, SENTIR, OLER, SABOREAR.

Me levanto por las mañanas cansada, muy cansada. Sigo sin dormir bien, y mi mente no descansa. Sueño y sueño, y cuando despierto es como si no hubiera descansado nada, como si no hubiera desconectado y me miro al espejo y me veo mayor y triste y siento que la vida pasa y yo cada vez tengo menos ganas de muchas cosas, entre ellas el de volver a ser madre, pero luego va pasando el día y me voy despejando y voy mirando a mi alrededor y me voy empapando de muchas cosas buenas, y voy pensando en muchos planes para hacer, o en un bonito recuerdo del día anterior o una frase que me ha llenado y me doy cuenta de que sí, estoy cansada y no duermo bien, pero también ahora vivo la vida más intensamente de lo que lo hacía antes y disfruto más de las pequeñas cosas y he aprendido a no tener en cuenta pequeños defectos de los demás porque todos los tenemos, y eso me hace ser también más crítica conmigo misma para corregirme en cosas que creo me pueden ayudar a ser mejor persona, mejor yo.

Y sí, estoy cansada y quizás esto también me esté ayudando a darme cuenta de que ha llegado el final de una etapa. Aún tenemos dos embrioncitos congelados, pero por muy optimista que hubiera querido ser, posiblemente mi oportunidad pasó y es más, quizás esa oportunidad empezó y terminó con Ángela y a lo mejor ha llegado el momento de verlo claramente y de no buscar más algo que ya no puede ser. Y sí, les daremos su oportunidad, porque ya son parte nuestra y no sería justo para ellos, pero sé que ha llegado el momento de hacerse a la idea.

Y no pasa nada. Quizás he tardado más tiempo de lo necesario para darme cuenta. Quizás me he engañado persiguiendo un sueño que se fue con Ángela, o quizás he creído que la vida podría darme otra oportunidad, y quizás lo haya hecho, no en lo de ser madre, pero sí en todo lo demás, con los amigos, con la familia, con el trabajo, con el día a día, para aprender a ver, para aprender a sentir, para aprender a oler, para aprender a oír y para aprender a saborear, la vida.

No hay un sólo día en el que no me acuerde de mi hija, en el que no la eche de menos, en el que no intente buscar un sentido a tanto sin-sentido, y sin embargo y a pesar de ello muchos días me acuesto con un pensamiento positivo, con algún recuerdo bueno del día que me haga sonreirme o simplemente una pequeña sensación de recogimiento. Por la mañana vuelta a empezar, pero esos pocos o muchos días me valen para seguir.

Te quiero mi querubín chiquitín. Te queremos vida mía.


10 comentarios:

Lady Cobijo dijo...

Ay, Mª Mar, cuánto siento que te encuentres cansada, que te cueste volver a la vida cada mañana... Ojala puedas encontrar en tí, en Angela y en los que te rodean, ese aliento, esa posibilidad de que es posible, como dices, saborear la vida.
No sé muy bien ni qué decirte, ni cómo (ya he borrado el mensaje tres veces) pero quería que supieras que somos unas cuantas las que estamos aqui...
Muchos besos, muchos abrazos...

Trax dijo...

Siento mucho que te encuentres así, aunque como siempre, me quedo con esa parte buena, por pequeña que sea, de lo que aprendes, de lo que disfrutas, de lo que vives.
Quién sabe, quizá la vida sí te de una segunda oportunidad.
Un fuerte abrazo.

Bea - Nanita Nana dijo...

Ai mi niña... ¡¡qué escalofríos me han entrado mientras te leía!!

Pues claro que si, tus esquimalitos están ahí, y quien sabe, quizás ahora si que es tu momento.

Prepárate bien el cuerpo, haz acupuntura, buena dieta, ácido fólico... pero sobretodo, prepara bien la mente.

Si se quedan contigo, viviremos ese embarazo con vosotros pasito a pasito, y esos bebés tendrán muchos tíos virutales.

Si no, siempre os quedará vuestra princesa, que cuida de vosotros día a día.

Un beso enorme.

Anónimo dijo...

Me ha emocionado mucho tu blog, lo conocía aunque hacía tiempo que no lo leía, muchos ánimos, ya eres mamá de una preciosa niña en el cielo, espero algún día la vida vuelva de nuevo a tí para quedarse.

Yo tengo un nene precioso de 2 años que me hace sonreir cada día, hace un mes perdí al que podría haber sido su hermanit@, es la 2ª vez que me ocurre, pero me quedo con los días en que flotaba como en una nube, mis bebés viajeros los llamo...

Espero que mis palabras no te molesten, a veces no sabe una qué decir, te envío un fuerte abrazo,

Verónica

Opiniones incorrectas dijo...

Cariño, es completamente normal que te sientas cansada. A lo mejor lo que necesitas es un tiempo de relax, para que tu cuerpo y tu alma vean las cosas de otra manera, disfruten del descanso, ¡y a por esos congelados!

virtudes dijo...

Mª Mar me siento tan reflejada, yo tambien he tenido esa epoca me levantada muy cansada, me pasaba toda la noche soñando no sabia de que pero era algo que me atormentaba, ahora vuelvo a estar mejor, el problema de esto es que yo creo que una no sabe como solucionarlo, yo estoy llendo a reikin no se si se escribe así pero tengo que decir que me va muy bien yo me lo tomo como una meditación una relagación y tengo mi mente mas relajada, de echo he sentido algo que hacia casi 4 años que no sentia me he sentido plenamente feliz. Sabes que te deseo todo lo mejor y me hace muy feliz ver que lo vas a intentar con esos frigo-bebes pase lo que pase tu has sentido el don de la vida que ser madre y ademas con total prenitud. Te mando un abrazo muy grande y un beso.

Mª del Mar dijo...

Querida Lady Cobijo,te agradezco mucho tus palabras y aunque pienses que a veces no sepas muy bien que decirme para alentarme, te aseguro que el solo echo de estar ahí, me dan ánimos. Y sí, me siento cansada, y como dices me cuesta arrancar cada mañana y volver a levantarme, pero lo intento y a lo largo del día, la mayoría de días, merece la pena, asi que, ahí sigo.
Gracias por estar ahí, un fuerte beso.

Amiga Trax, los duros momentos me han enseñado a disfrutar y valorar las pequeñas cosas. Es cierto que hay días que son más grises que otros y no siempre se miran las cosas de la misma forma, pero sí, procuro quedarme con la parte buena que he conseguido sacar de tanto malo. Y bueno, no sé lo de otra oportunidad en la maternidad, en cualquier caso, creo que lo voy asumiendo y eso supongo que también será positivo.
En fin, que gracias. Un besito guapa.

Bea cielo, siento que te hayas sentido así al leerme, pero es que como le decía a Trax, supongo que voy aceptando lo que posiblemente al final pase, y dentro de todo creo que es bueno que lo vaya asimilando, aunque también es cierto que cuando decida el momento de ir a por mis frigopeques, volveré a poner toda la ilusión del mundo esperando siempre lo mejor. Asi que ya veremos. Pero me gustará saber que me estaís dando ánimo, valor, energía y optimismo.
Y bueno, espero este mes que viene empezar si puedo a preparme de nuevo, con acupuntura, las vitaminas con ácido fólico, relax, buenos alimentos y esperanza.
Un besote grande.

Hola Verónica. Para nada del mundo me han molestado tus palabras, todo lo contrario, además me ha hecho mucha gracia y me ha gustado mucho como llamas a tus ángeles, bebes viajeros. Sí, es una maravillosa forma de llamarlos. Siento mucho, muchísimo las pérdidas de tus dos chiquitines, pero me alegra que por lo menos tu pequeño de 2 añitos te arranque una sonrisa para hacerte la tristeza más llevadera. Yo no sé si volveré a ser madre, pero si que sé que al menos soy la mamá de mi preciosa niñita, Ángela y para mi eso ya es bastante.
Gracias por los ánimos que también hago extensibles a ti. Un beso.

Mª del Mar dijo...

Hola Eva. Sí, yo también creo que he necesitado unos mesecitos de desconexión y poder verlo todo desde otra perspectiva. Ahora mismo es cierto que me siento cansada, pero también es cierto que cuando decida ir a por los frigopeques, lo haré con la misma ilusión que he puesto siempre. Sólo espero que estos meses de intentar cambiar mi visión para vivir la vida sin más hijos, pueda ayudarme por si no sale. Pero, lo intentaré. Gracias. Muchos besos.

Querida Virtudes me alegro mucho que en mis palabras puedas sentir que es normal todo lo que nos pasa. A mi me gusta también poder verme reflejada en cualquier cosa que me pasa o que siento, en vuestros comentarios, vuestras experiencias, vuestras palabras, porque muchas veces eso hace que vea que no es raro sentirme así. Y bueno, me alegra enormemente saber que has encontrado el equilibrio con el reiki y que incluso has llegado a sentir la felicidad plena. Me alegro. Me alegro mucho. Es bueno buscar como poder llegar a ella agarrándonos a cualquier fórmula. Yo voy intentándolo de aquí y de allí, unas veces mejor y otras peor, unas veces con exito y otras no, pero voy aprendiendo.
Gracias amiga por las bonitas palabras del final.
Un gran beso y abrazo.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Se que a lo mejor parece una locura lo que voy a decir, pero cuando dejamos que las cosas fluyan, sigan su rumba, y nos acomodamos a ellas; la vida suele recompensarnos, haciendo que todo sea más fácil.

Espero que tengas las fuerzas necesarias para conseguir tus sueños, sean los que sean. Seguro que merece la pena.

Besotes.

Mª del Mar dijo...

Hola Maria Eugenia, para nada me parece una locura lo que me dices, lo que pasa es que a veces el camino se hace demasiado largo y llega un momento en el que te acostumbras a que no haya grandes cambios positivos en tu vida, pero también es cierto que por eso mismo, me gusta disfrutar y ver las pequeñas cosas que pueden ayudarme en mis momentos de más desesperación. Ojalá llegue un momento en el que todo sea más facil como dices. Y muchas gracias por tus deseos.
Hace poco descubrí tu blog de la mano de Mercé y la verdad es que me gusta mucho, me siento identificada con muchas cosas y me ayuda a poder responder a otras.
Un fuerte beso.