martes, 23 de diciembre de 2014

NAVIDAD NOSTÁLGICA, PERO NAVIDAD.

Ya llegó, ya está aquí¡¡¡, como dice la canción. La Navidad ya ha llegado y este año, una vez más con sentimientos nostálgicos, tristes, de recuerdos, de pensamientos y añoranzas en los sueños que no se cumplieron,..... y éste año, además con otra ausencia en nuestras vidas.

Es cierto eso que dicen que la Navidad es de los niños, porque son ellos los que la viven con ilusión, con magia, con sueños, con esperanza, con alegría. Son ellos los que dan color y quitan las penas, porque ellos y sólo ellos saben transmitirte esa inocencia pura, viva y llena de emoción que para ellos representan estos días. Los oyes hablar de los Reyes, de Papá Noel, del árbol, las estrellas, de lo buenos que han sido o no tanto, jajajaja. Los demás la vivimos un poco a través de sus ojos, sus emociones. 

En mi caso, además, yo tuve la gran suerte de poderla vivir a través de mi madre, porque para ella la Navidad era un gran acontecimiento de amor, de generosidad, de compartir y dar aún sin recibir. Mi madre en sí, era la Navidad, porque ella la vivía y quería que los demás aprendiéramos a vivirla así y aunque pasé quizás mucho tiempo sin darme realmente cuenta de ésto, luego he querido poder compensar a los que tengo a mi alrededor poniendo un poquito de esa magia e ilusión que mi madre quiso transmitirnos. 

Durante algunos años después de su muerte no pude hacerlo por las trágicas circunstancias que rodearon nuestra vida, y luego con la operación de Juan Carlos, pero ya desde hacía tres años empezamos a celebrarla, a compartirla, con nuestros altibajos, pero como siempre intentando sacar los momentos buenos entre los malos y empecé a ilusionarme a través de los recuerdos que mi madre me dejó, de la alegría de los pequeños que nos rodean y que nos transmiten y también de la ilusión que para Juan Carlos le despertaba la Navidad. Y poco a poco, entre unas cosas y otras, y a pesar de encogerse el corazón en más de una ocasión y de caer más de una lágrima en otras, la Navidad empezó a tener otro significado para mí, porque el simple echo de reunirte, no, de reunirte no, de TENER con quien reunirte, de COMPARTIR esos días nostálgicos y hacerlos un poco mejores, de sentir y poder transmitir ALEGRÍA a los que quieres y que de verdad te quieren, de sentirte ACOMPAÑADO a pesar de la falta de personas que forman parte de tu vida, eso ya para mi es un REGALO, eso ya para mi, es la NAVIDAD.

Este año somos uno menos. No está mi cuñado, ni mi madre, ni mi pequeña, ni mi suegra, pero todavía tenemos muchas personas con las que compartir amor, generosidad, alegría o tristeza, pero estando juntos y aprendiendo que cada momento es importante, que los momentos malos, son menos malos si tenemos con quien compartirlos y que a veces el alma no te permite avanzar por tanto dolor, pero sabiendo que eres importante para alguien, el camino se hace más llevadero.

Este año no hemos puesto árbol, ni luces, ni adornos, porque la muerte de mi suegra estaba muy reciente y el dolor no te deja ver el brillo de la navidad de igual forma, pero intentaremos pasar en familia y con amigos-familia todos los posibles buenos momentos que podamos, porque estando con ellos el dolor no es que desaparezca, pero ayuda y reconforta, acompaña y se comparte, y al final ese calor es el que te llena.

Os dejo una felicitación de Navidad que hace poco una persona me envió y que no recordaba. Nos la mandó mi madre (Manoli) en 2004 y me hizo mucha mucha mucha ilusión.

¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!!




Mi pequeño ángel hoy y siempre te deseo todo el amor, la luz, y la alegría que la Navidad despierta en los corazones. Te queremos.

lunes, 15 de diciembre de 2014

LAS FUERZAS QUE APRENDES DEL DOLOR

Por eso siempre se dice que la salud es lo primero, y es cierto. Cuando uno está malo, pero malo malo, se te olvida por momentos, que en realidad van a ser (por regla general), sólo unos días y al menos yo, me agobio un montón y me desespero, pero bueno, estoy hablando de encontrarse realmente mal. Por suerte sólo he tenido, que yo recuerdo, tres episodios de estos realmente malos malísimos en mi vida. Me refiero a dolor físico claro. 

Uno fue con mi operación de 2 muelas del juicio. Horroroso. Tuve que estar 5 días ingresada con calmantes porque pensé morirme del dolor. Sin dormir, sin comer, con dolor constante. Otro fue un quiste infectado en una parte un poco delicada, y las curas que me tuvieron que hacer, también me llevaron a pensar morirme y otro esta semana pasada. He tenido una infección respiratoria, que al final no saben muy bien, si ha sido bronquitis espasmódica, bronquitis sola, faringitis aguda o infección respiratoria sin más, que me ha producido unas toses secas horrorosas que no había forma de cortar y que me llevaron a tener que ir al médico y a urgencias en dos ocasiones llorando porque no podía soportar el dolor de cuerpo que me producían, la cabeza que me iba a explotar y el cuello que se me iba a partir en dos, ya con cada episodio de tos y la consiguiente desesperación de ver que pasaban los días y no me mejoraba.

Pero al final han pasado los días, y ya estoy casi totalmente recuperada y uno no se acuerda de ese dolor físico que pasó, ni de la angustia, ni la desesperación. Realmente el dolor físico aunque te acuerdes, el cuerpo lo olvida. El dolor del alma por el contrario es distinto. Ese se queda grabado y cuesta más llevarlo y aprender a vivir con él.

Sin embargo, será por ese dolor del alma, que he ido aprendido a hacerme más fuerte y que a pesar de haber estado realmente mal estos días y de tener, lo reconozco algún momento de pánico y pura desesperación, no he dejado que me amilanara y me dejara recogidita en la cama viendo pasar los días, entre otras cosas porque en la cama estaba todavía peor, más tos, jajajajaja. Pero no, como en realidad no tenía fiebre, era sólo los episodios de tos que me daban en determinados momentos del día, sobre todo recién levantada y a mitad de tarde o ya noche, pues no he querido que me doblegaran hasta el punto de poder conmigo los ratos en los que me encontraba mas o menos.

Y aún encontrándome malita, he buscado pasar buenos ratos. Y os digo que estaba malita, malita, pero no sé, en otra época de mi vida, me hubiera encerrado, me hubiera pasado todo el tiempo llorando y compadeciéndome de lo mal que estaba, pero ahora a pesar de todo no me dejé arrastrar, y además pensaba, si estoy para ir a trabajar, (tenía el cierre de cuentas en mi trabajo y no podía fallar), pues estoy para tomarme algún relax. No me fuí de discoteca claro, jajajajaja. pero no suspendí nada de lo que tenía planeado para el puente. El vienes cena después de clase de inglés con nuestro profe y su novia. El sábado comida en mi casa con unos amigos y el domingo otra vez comida fuera con nuestros amigos-vecinos. El tiempo que estaba ocupada en tener una conversación con ellos, en preparar las cosas, en arreglarme, en defintiva en tener una distracción, pues se me olvidaba por momentos que me dolía hasta el alma de tanta tos. Pero claro, también lo pude hacer porque en esas horas el cuerpo me dió un descanso. Luego las pagaba todas con creces, pero que le den.  A pesar de estar llorando el lunes en urgencias, no quise que pudiera conmigo, porque además no había algo concreto que yo hiciera y dejara de toser. Daba igual. De repente era una postura, o una pequeña tos que ya desencadenaba en el resto y ya no había forma de pararla, ........

Y no lo ha hecho, no la he dejado.  La semana la fui pasando más o menos. Mis compañeros en el trabajo me fueron ayudando y echando una mano, mi marido llevándome al banco y de una sección a otra en coche para que no me fatigara. Resultado: trabajo realizado, salud mejorando poco a poco, ánimo vuelto a la cima, sábado día estupendo con marido, amiga-vecina y mis ahijaditos, domingo día estupendo de matanza con otros amigos.

Hoy lunes, casi bien y como decía un amigo: "Vamos que la semana va que se las pela".

No me lo creo ni yo. A veces hay que olvidarse un poco de lo malo para dejar entrar lo bueno, y si estos días me hubiera encerrado y centrado en verme lo mala que estaba, seguro que todavía lo habría pasado aún peor. He tenido días muy malos estos días, pero dentro de ellos, también he tenido buenos momentos.

Tengo un poco de cada una de vosotras, mamá, Ángela, me dais fuerza, vuestra fuerza. Gracias por acompañarme, por no dejarme. Gracias por seguir ayudándome a aprender a vivir. Os queremos.

viernes, 28 de noviembre de 2014

GUSILUZ Y OTRAS HISTORIAS QUE CONTAR.

Uffff, estoy perdida ultimamente. Y es que no se donde se me va el tiempo entre pitos y flautas, que suele decirse. No tengo tiempo de escribir y no tengo tiempo de ir siguiendo vuestros blogs y eso no me gusta porque es una forma de ir sabiendo de vosotras y de que vayáis sabiendo de mi. Pero bueno haber si poco a poco voy centrándome y volviendo al lío.

Mi última entrada fue dedicada al aniversario de Ángela, y desde entonces pues he tenido un poquito de todo, casi todo bueno, algunos pequeños contratiempos y otro poquito de tristes noticias para personas de mi entorno, pero que claro al final pues te tocan también el corazoncito.

En fin, el mes de octubre, además del triste aniversario por la muerte de Ángela, también me trajo este año, sesión de gusiluz. Y diréis: que ¿qué?. Pues eso, que me tocó estar durante una semana siendo un gusiluz, jajjaja, porque como me parece que he comentado en algún post, tenía problemas de tiroides desde hace tiempo, concretamente hipertiroidismo, con aparición añadida de algún que otro nódulo. Nada malo, pero el endocrino, ya me dijo que si no iba a hacer más tratamientos de fertilidad, pues sería conveniente darme una pastilla de yodo radioactivo para poder eliminar el hipertiroidismo y secar los nódulos, porque el hipotiroidismo si se puede controlar mediante medicación y ya para el resto de la vida, pero el hipertiroidismo es más difícil de controlar y además no estaba estudiado los efectos a largo plazo siendo tratado con pastillas. Pues eso, que me dieron las pastillita y tuve que estar durante una semanita aislada en mi casa para no tener contacto sobre todo con mujeres embarazadas ni con niños. Mi marido durmiendo en otra habitación y durante el día, en comidas o viendo la tele a un mínimo de dos metros de mi, jajajaj, parecía que estuviéramos enfadados.
Y bueno entre los posibles efectos secundarios que podía tener la cosa, pues me ha tocado a mi, como no!!!!!. Me dió una tiroiditis que me produjo que el tiroides mandara más hormona de la necesaria al cuerpo y eso me hacía estar como si tuviera una guindilla en el culo. Tenía un nervio horroroso. Después pasó. O parecía que había pasado porque en la siguiente analítica va y me da que el tiroides no produce hormonas, por lo visto por esa inflamación, se me ha parado, con lo cual ahora mismo tan pronto estoy que no puedo tirar con mi alma, como que me da una taquicardia y me pongo nerviosa, como que estoy que no puedo tirar de mi alma y a la misma vez estoy con taquicardia y nerviosa. Pero no paaaaasa na. Estoy toda descontrolada, ahora que desde hacía tiempo me encontraba emocionalmente y anímicamente más estable, pues toma, pero como digo, no pasa nada. Pasará, seguro, en dos o tres meses, espero, la cosa se estabilizará y si no ya haré yo porque se estabilice, con acupuntura, flores de bach, meditación u lo que haga falta.

Pero esto no dejo que marque mi vida, esto no. Y una vez pasada la semanita de aislamiento de rigor, teníamos cerca el fin de semana de hallowen, y aunque es la fecha de todos los santos, para mi, sí, es un día de respeto, pero no de dolor, porque el dolor para mi es el día que faltaron mis seres queridos. Ese es el día en el que yo celebro sus aniversarios, sus pérdidas, el dolor y tristeza. Así que lo tomamos como un fin de semana para disfrutar con nuestros amigos-vecinos, los peques y mis cuñados y sobrinitas. Y nos fuimos a una super oferta en La Manga del Mar Menor, que aunque es verdad que la oferta en sí estaba muy bien, aunque no hubiera sido Hallowen, lo cierto es que como animación de ese día, no nos gustó nada de nada.

Mi amiga-vecina se fue con los dos peques por la mañana del viernes y su marido, Juan Carlos y yo el viernes tarde noche. Mis cuñados y sobrinitas ya vinieron para pasar el domingo y comer un caldero en un sitio chulísimo, con unas vistas maravillosas a pesar de que el arroz no estaba muy allá.

(Der. yo, Izq. mi amiga-vecina)


(Centro yo, izq. mi amiga-vecina)

(Iz. a der: Juan, yo, ahijadito, amiga-vecina, la peque ahijadita postiza)

(izq. cuñado, derecha yo)

(izq. yo, der. amiga-vecina)

(Izq. a der.: la peque-ahijadita postiza, amiga-vecina, amigo-vecino, mi Juan)

(Izq. yo y ahijadita postiza, der. cuñada y pequeña ahijadita sobrina)

 (Iz, amiga-vecina, der. yo, delante, ahijadito y sobrinita)


Como siempre, nos reímos, los peques lo pasaron muy bien y salimos de la rutina y del día a día, para llegar después a otra semana de tristes noticias. La muerte de la madre de unos buenos amigos, y al día siguiente la muerte inesperada del marido de otra amiga de la familia, ufff, que al verme en el tanatorio se me abrazó llorando sin consuelo. ¡¡¡Qué mierda!!!!!. La vida sigue sorprendiendo y haciéndote darte cuenta de lo importante que es aprovechar el momento, porque ¡cómo cambia todo en un minuto!......, ¡cómo!.

Hija, lo digo y lo repito una y mil veces, después de tanto tanto tanto dolor desgarrador, me doy cuenta cada día que hay que buscar pasar todos los momentos buenos que uno pueda y con la gente que quiere. No desaprovechar ninguno y valorarlos como un gran tesoro. Tú me has enseñado a ir aprendiendo a hacerlo. Gracias por dejarme ir viéndolo hija mía. Te queremos.


jueves, 16 de octubre de 2014

6 AÑOS. MI PEQUEÑA DEL ALMA

Hoy de nuevo 16 de octubre. 6 años sin mi pequeña y parece mentira como el cuerpo guarda recuerdo del dolor, de los momentos malos vividos, de lo sufrido aquel día. Es como eso que dicen del sol cuando te quemas, que luego hay que llevar cuidado porque el cuerpo es como si lo fuera almacenando y lo mantiene en recuerdo para sucesivas veces; pues esto es así. A pesar de tener una temporada bastante larga de estabilidad de mejoría, de no sentir ese dolor que te ahoga, hoy sin querer pensar, sin querer sentir, mi cuerpo me lo recuerda, mi alma me chilla, mi corazón lo siente. Hoy las lágrimas caen solas y la tristeza me embarga, me asola. Hoy sin duda, es el día más triste de mi vida y mi cuerpo me lo recuerda en todo mi ser.

Hoy como hace ya seis años, mi pequeño homenaje a mi hija entre otras cosas, lo hago a través de una carta que mando al periódico La Verdad y que como cada año, me han publicado.

MI PEQUEÑA DEL ALMA

Otro año más, mi pequeña del alma. Otro año más sin poder disfrutar de ti, de tus risas, tus juegos, tus travesuras propias de la edad que hoy cumplirías.
Otro año más sin tener una razón del por qué de tu ausencia, del por qué sin motivo.
Otro año más y ya van seis, sin poder ir viéndote crecer y disfrutar de la vida, y de todas las cosas buenas que tiene.
Otro año más sin poderte enseñar que, a pesar de todo, hemos aprendido a ir viendo, valorando y saboreando cada cosa buena que tenemos cada día - por pequeña que sea - y que los momentos malos nos han enseñado que debemos buscar los momentos buenos. Y que hay personas malas, egoístas, rencorosas, sin valores; pero también personas buenas, generosas, entregadas a los demás y con una infinidad de virtudes y cualidades de las que tratamos de aprender para ser mejores personas.
Otro año más buscándote entre las estrellas y sabiendo que estarás aún mejor, porque la abuelita Charo ahora está también contigo para darte mimos y cariños y todos los besos que tampoco ella pudo darte.
Mi pequeña del alma, tu ausencia nos dejó devastados pero, hija, nos dejaste tanto amor que quizás de alguna forma nos hace compensar la balanza y hacer que el corazón siga latiendo.
Ángela, intentaremos ganarnos el cielo con todas nuestras fuerzas para no perderte nunca más.
Te queremos.
Tus papás, Juan Carlos y Mª del Mar.
 
 
 
 
 
 
Felicidades hija mía, en el día en el que hoy hubieras cumplido 6 añitos. Celebrálo en cielo con todos los ángelitos, y con la abuelita Manoli, Charo y el tito Miguel.
 
Te queremos vida mía.
 
 
 

jueves, 9 de octubre de 2014

D-SASTRES, UNA TIENDA CON CORAZÓN

Es cierto que " La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con los defectos de los demás y a ADMIRAR SUS CUALIDADES.  Si quieres ser feliz haz feliz a alguien, si quieres recibir, da un poco de ti, rodéate de buenas personas y sé una de ellas.

Yo me quedo con lo mejor de cada uno de mis amigos y aprendo de ellos lo bueno que tienen para aplicarlo en mi vida y así sentirme mejor conmigo misma y hacer sentir mejor a todos los que quiero y me quieren.

He perdido mucho tiempo en gente que no me ha aportado nada, y es más, que me han quitado, pero al final he salido reforzada y he salido ganando porque he aprendido a ver y  a dejar en mi vida a una gran cantidad de gente que son oro molido.
Tengo muchos de ellos en mi vida, pero hoy especialmente quiero hablar de mi amiga Ascen. Es una persona que lleva trabajando desde muy jovencita, en casas, limpiando. Así la conocí yo, porque ella trabajó en mi casa durante muchos años y llegó a querer a mi madre como a su madre propia y cuando murió mi madre (ella ya llevaba varios años trabajando en otra casa), fue con la única que al entrar al velatorio me derrumbé, me abracé a ella y me puse a llorar desconsoladamente y sin consuelo, porque ella es como un refugio.. Y recuerdo que después, todos los días me llamaba y me decía que dejaría de llamarme cuando llamara un día y yo ya no llorara.
Ha pasado por multitud de obstáculos en su vida. Ha tenido que aguantar como se suele decir, carros y carretas, y siempre, siempre la ves con una sonrisa en la cara, y siempre dando lo mejor de ella, y abriendo su casa para todo el mundo y todo es poco para dar a los demás. Pero es así ella, su marido, sus hijas. 

Ascen es la bondad personificada, la generosidad echa persona, es alegría, es dulzura, es un refugio para los demás, es todo lo bueno que uno pueda pensar y más y se merece lo mejor del mundo porque ya lleva mucho tiempo dando al mundo sin recibir. Ahora le toca a ella poder recibir todo lo bueno que ella y su familia han estado dando al resto.
Por eso hoy quería dedicarle esté post, para desearle toda la suerte del mundo y más en su nueva y valiente andadura. Hace unos días asistimos a la inauguración de una tienda de ropa y complementos que ha puesto en El Palmar (Murcia) llamada D-Sastre, que según tengo entendido es una franquicia, con el sacrificio e ilusión de su familia e intentando levantarse una vez más de los obstáculos que la vida se empeña en seguir poniéndole. Pero ella sigue y sigue y se reinventa una vez más para seguir adelante, pero no solo seguir, sino seguir con ilusión y energía.

Así que mi querida Ascen, por todo lo que tú le has dado al mundo ya es hora de que se te devuelva y con creces. Toda la suerte del mundo de toda la gente que te queremos, que es mucha.

En la puerta de la tienda (Ascen en el centro)


Dcha a izq.: Hija pequeña, Ascen, yo, hermanas de Ascen



Izq. a dcha. Juan C., marido de ella, Ascen, hija pequeña


Izq. a dcha. Ascen, hija pequeña, yo, hija mayor.


Izq. a dcha. Juan C., marido de ella, Ascen


Izq a dch. hija mayor, yo, hija pequeña.



Izq. a dcha. hija mayor, marido ella, Ascen, Juan C., yo, hija pequeña, hermana


Fachada

Ángela da mucha luz a este ser maravilloso que forma parte de nuestras vidas, para que su nueva andadura sea el comienzo de todo lo bueno que tiene que venirle. Te queremos.




jueves, 2 de octubre de 2014

HOY TOCA DISFRUTAR DE SU DIA

Bueno siempre lo digo y lo he comprobado una y mil veces, la vida está hecha de momentos, unos buenos otros malos, una de cal otra de arena, y como ya sabemos que los malos vienen solos y además sin esperarlos, de nosotros depende el disfrutar de los buenos momentos.
Estos días atrás nos ha tocado de nuevo vivir una amarga pérdida, es de los momentos malos, los que llegan sin avisar y ahí no podemos hacer nada, y aunque vendrán días malos, menos malos, ratos largos o cortos donde el recuerdo sea más pronunciado, también tenemos que dejar paso a esos días buenos y ratos más largos o más cortos que nos hagan la vida más llevadera, más feliz y nos ayuden a llenar el alma con un soplo de energía.

Uno de esos días buenos ha sido este lunes pasado. Mi pequeño ahijado celebraba su cumple, aunque era al día siguiente, por motivos de reserva de sitio, pues tuvo que ser el lunes. 
6 añitos ya. Los mismos que cumpliría Ángela dentro de unos días. Pero la verdad es que ese día es de él, es decir, procuro que el recuerdo, la tristeza, no me impida disfrutar de ese día tan feliz para él, para sus padres y para todos los que lo queremos con locura. Es su día, su fiesta, su tarta, sus amiguitos, sus regalos, su cara de sorpresa al ir desenvolviendo los regalos, su alegría infinita por saber que todos los que lo queremos estamos ahí compartiendo con él un añito más.

Era un local de esos que ahora están de moda que se alquilan para ese día, y tiene cocina, mesas para los peques con el trono para el cumpleañero, mesas para los mayores y por supuestísimo el famoso parque de bolas, colchonetas y demás. Yo me fui antes con mi amiga-vecina, el cumpleañero y su hermanita para ir preparándolo todo, bocadillos, mesas, platos etc, pero además como habían invitado también a mis dos sobrinitas pequeñas, porque también se conocen y los pequeños se llevan super bien, sobre todo mi ahijadito y mi sobrinita mayor, y mi cuñada trabajaba y no iba a poder llevar a las dos peques más tarde,  pues le dije que me las trajeran y ya me encargaba yo de estar pendiente de ellas, así que cinco minutos después de llegar al local allí estaban también para dejarme a los dos mengajas. Una tiene tres años y medio y la otra uno y medio, ésta es la que es también mi ahijada.
Y bueno, ya fue un no parar. Preparando bocadillos, saliendo cada 5 segundos a mirar sobre todo a la pequeñita, luego empiezan a llegar invitados, sigue pendiente de las peques, luego sacar la comida, mirar a las peques y darle juego a la más pequeña porque la otra iba a su bola, ir dando agua o refrescos al que me iba pidiendo, darles palomitas cada dos por tres a varios pequeños, ir a llevar a mi sobrina mayor al baño cada vez que me lo pedía,  a la pequeña venga vasos de gusanitos, y agua cuando estaba seca, jajajaja. Después sentarme al lado de mi sobrinita mayor para ir dándole el bocadillo. Luego la tarta, la comida para los mayores, el potito de mi sobrina pequeña, pasearla en el carricoche para que durmiera un poco, regalos, recoger. Esperar a que llegaran mis cuñados para que se llevaran a las crias e irnos todos. Llegar a mi casa, preparar la comida del día siguiente y ducharme.

Cuando me senté por fin en el sillón me dolía hasta el alma, jajajajaja. Pero yo quiero dolor de esos todos los días, porque es verdad que fue un no parar, pero había tanta alegría, tanta ilusión, tanta felicidad, tanto amor, tanto cariño, tanta cara iluminada que hace que ese dolor sea sólo para recordarte que has vivido   uno de esos días que toca que sean buenos y que lo has disfrutado al máximo.

Mi amiga-vecina luego me puso un mensaje para darme las gracias por todo y también a Juan Carlos por hacer el esfuerzo de ir estando tan cerca lo de su madre, pero las gracias son nuestras a ellos por poder compartir esos maravillosos momentos con ellos, porque esos momentos son impagables, las risas, la alegría, la emoción, las caritas, ...... y sí, piensas, pero no dejas que te ensombrezca lo maravilloso de ese día. Quiero poder seguir disfrutando y sobre todo darme cuenta cada día, de las cosas, por pequeñas que sean, que hacen que la vida sea más fácil vivirla.


Estás con él cada día. Yo lo sé hija mía. Hubierais sido tan buenos amigos, estoy segura. Sigue cuidándolo desde el cielo hija. Te queremos mi precioso tesoro.



viernes, 19 de septiembre de 2014

DOS ABUELAS PARA ÁNGELA

Tenía un medio borrador preparado para publicar en estos días, donde hacía referencia a lo vivido en este verano y lo que supone un año más la vuelta de él, pero tendrá que quedarse en suspenso porque hoy tengo que hacer referencia a un echo triste, muy triste de nuevo en la vida de Juan Carlos y en la mía.

Como ya hice referencia en algún post pasado, comenté que mi suegra estaba delicada, pero estable y aunque lo que tenía no era algo físico propiamente dicho, también le afectaba de alguna manera. Ella tenía diagnosticado desde hace unos meses una enfermedad llamada Corea Senil, que viene a ser, según nos explicaron, como una rama del Alzehimer, pero que no es realmente eso, y en el caso de ella lo que le había pasado era como si un interruptor de su cabeza se hubiera apagado y esto le ocasionara que su cuerpo no le respondiera y por tanto a partir de agudizarse ésto, tuvo que empezar a depender totalmente del cuidado de una persona. Lo triste de todo esto, es que ella su cabeza la tenía bien. Nos conocía a todos, y aunque ella no diera conversación, si tú le preguntabas ella contestaba normalmente e incluso había veces en las que de forma espontánea te preguntaba o te decía algo.

Hace dos domingos estuvimos comiendo en su casa y ella, dentro de como estaba, pues eso, estaba bien, estable, tranquila. E incluso al despedirnos ella le dijo a Juan Carlos que haber si volvíamos pronto a verla.
Cuatro días después recibo una llamada de Juan Carlos para decirme que lo acababa de llamar su padre para decirle que su madre había muerto.

Ufff, ¡si ella dentro de como estaba, estaba bien, estable, quizás más flojita que otras veces, pero bien!, ¡Que tristeza!, yo sé lo que es perder a una madre y la verdad es que la vida no te prepara para estas desgracias tan grandes. Lo esperes o no lo esperes el dolor y el sentimiento de saber que no volverás a verla, a oirla............, ese sentimiento es el peor por el que tiene que lidiar Juan Carlos.

Como soy de la opinión, ya lo sabéis, de que hay que quedarse con las cosas buenas y sobre todo poner en una balanza, yo de ella me quedo con sus cosas buenas y puestas en una balanza, al menos conmigo superan con creces los comentarios o desaires que quizás en mis primeros años con su hijo pudiera haberme hecho, porque además teniendo en cuenta, que su Carlos (aunque se llame Juan Carlos en su casa todos lo llaman Carlos), era su Carlos, su niño de sus ojos, su hijo especial y claro yo venía a arrebatarle a lo mejor de su casa, pues es de entender, pero con el tiempo ella se fue dando cuenta de que su Carlos, para mi, también era mi Juan Carlos y que lo iba a querer y cuidar tanto como ella y sobre todo, sobre todo, tuvo un gran cambio conmigo cuando mi madre murió. Desde entonces estuvo pendiente de mi, me llamaba, me mandaba comida, cuando venían a verme siempre estaba muy cariñosa conmigo y aunque yo estuviera con los ojos hinchados de llorar y no dormir, siempre me decía que estaba muy guapa. Cuando me quedé embarazada de Ángela le hizo una grandísima ilusión. Por lo que sabía que significaba para nosotros y porque su Carlos iba a tener un/a niño/a. Me regaló para Ángela un conjunto super gracioso y colorido de Ágata Ruíz de la Prada, con un pequeño pasadorcito para el pelo y todo, que me encantó. Y cuando murió Ángela, estuvo conmigo en el hospital todos los días y luego pendiente de mi. Siempre diciéndome lo guapa que estaba, aunque estuviera echa un escuerzo, sin pintar y sin arreglar. Ah¡¡¡ y los regalos y las felicitaciones¡¡¡¡. Siempre estaba pendiente y se acordaba de llamarnos a felicitarnos y por supuesto de tener preparado un regalico o para Juan Carlos o para mi, que luego yo tenía que tener un cuidado con el resto de mis cuñadas, porque en los cumpleaños y santos sólo me regalaba a mi, jajajaja.

Ahora ya está descansando, ya está con su hijo, su querido hijo Miguel Ángel y su preciosa nieta Ángela. Ahora ya mi pequeña está con sus dos abuelas en el cielo. Ahora ya Charo, tienes la suerte de poder ver, estar y disfrutar de mi pequeña, tu querida nieta por quien tanto sufriste también. Cuídala junto a mi madre y dale un fuerte abrazo y beso a tu querido hijo desde aquí.

Mi querida hija, dale un beso muy fuerte a la abuela Charo y disfruta y déjate mimar mucho ahora por tus dos abuelas. Te queremos.



martes, 29 de julio de 2014

DOS LEMAS EN MI VIDA

Mis lemas en la vida son: "NO HAGAS LO QUE NO TE GUSTARÍA QUE TE HICIERAN A TI", y "TRATA A LOS DEMÁS COMO A TÍ TE GUSTARÍA QUE TE TRATARAN".

Estas sencillas frases, si se llevaran a la práctica por todas las personas, quizás el mundo sería mejor. Es cierto que no todos tenemos las mismas prioridades en la vida y que por tanto lo que para uno puede ser importante, para otra puede no serlo o no serlo tanto, con lo cual a la hora de valorar lo que a mi no me gustaría que me hicieran para no hacerlo a otro, realmente no resulta tan fácil como a primera vista parece, pero partiendo de la base de que si aprendemos a mirar, a escuchar y a fijarnos más en lo que tenemos alrededor y en las personas que nos rodean, quizás nos demos cuenta de lo que puede molestar más o menos a unos u otros y en cualquier caso, siempre estar dispuesto a rectificar, a modificar una actitud molesta para otro o a saber pedir disculpas por algo que ha podido molestar y no ha sido nuestra intención o no sabíamos que podía molestar.
Ejemplos:
-A mi  me molesta mucho el ruido para poder dormir, así que yo procuro bajar la tele cuando llega cierta hora, no hablar fuerte en la calle si llego tarde o si me levanto temprano, tener en cuenta si mi vecina ha tenido turno de noche para no poner música o ponerla flojita.
-Si nos llaman para quedar y en un principio no lo sabemos porque tenemos que consultarlo porque no vamos juntos Juan Carlos y yo, o porque estábamos pendientes de otra cosa y aún no lo sabemos con seguridad, procuramos llamar a quien nos ha llamado lo antes posible, en cuanto lo tenemos claro, porque a mi no me gusta que me tengan esperando hasta último momento ya que dependiendo de la respuesta, puedo variar los planes o no y por eso entiendo que se debe dar una respuesta lo antes posible para organizarse uno.
-Hace poco nos pasó en la puerta del garaje de nuestra casa. Cuando llegamos teníamos aparcado un coche en la puerta del garaje y lo gracioso es que había sitio a lo largo de la calle para no haber tenido que aparcarnos el coche allí. Nos pusimos a pitar y nada y viendo a unos chicos llamando dos casas más allá en casa de un vecino, les dijimos si el coche era de ellos, y nos dijeron que sí, y les dijimos que si es que no oían los pitidos y van y nos dicen que sí pero que no sabían que era para entrar al garaje. Total, que ya les decimos que si es que no han visto que es la puerta de un garaje y nos dicen que sí, pero que como no hay vado, pues que les ha dado igual. Sale mi vecino, (el de la casa a la que iban) y le decimos que el vado lo tenemos dentro, pero por cortesía con los vecinos, por si alguno en un momento dado necesitaba el sitio, pues no lo habíamos puesto, pero ya visto lo visto, pues lo íbamos a tener que poner, porque entendemos que por respeto, aunque no esté puesto un vado, si vemos que es una entrada a un garaje y más si hay sitio en el resto de la calle lo normal es no aparcar, y todavía el que nos había aparcado nos dice que a él también le pasa en su casa y yo le digo: -" y a ti te da gusto que te aparquen en la puerta de tu garaje"- y me dice: -"no", a lo que yo respondo: - "ENTONCES PORQUE LO HACES TU, SI A TI NO TE GUSTA QUE TE LO HAGAN".

Son sólo tres pequeños ejemplos del día a día, pero que dan para mucho, muchísimo más. En estos tres ejemplos, sólo el último refleja las mismas prioridades por un mismo problema, pero con distinta resolución. En los otros dos, a lo mejor es algo que sólo a mi me molesta y al resto no, pero igual que yo procuro no sólo no molestar en lo que para mi es importante, trato de fijarme en lo que para los demás puede ser importante, y me gustaría que los demás conmigo también lo hicieran. Y si no, es tan sencillo como modificar una actitud una vez que yo te he dicho que me es molesto y te has dado cuenta,  sin más discusión, como en el caso del tío del garaje. 

Pero bueno, todo esto, siempre y cuando sean cosas normales y razonables, porque si a mi me cuesta dormir o tengo problemas con el ruido para dormir, pero en la casa de al lado hacen una cena, o el resto de casas de mi alrededor tienen niños, pues no puedo pretender que el mundo se pare porque a mi me moleste el ruido. No. Yo me refiero a cosas dentro de la normalidad, como lo de la tele a ciertas horas, la música desorbitada, ............

Me gusta también intentar modificar una actitud mía, que de repente me he dado cuenta que la tiene otra persona y no me gusta, entonces caigo en la cuenta que yo lo estoy haciendo igual, y dejo de mirar la paja en el ojo ajeno para darme cuenta que realmente, la primera que tengo que cambiar la actitud o la forma de hacer cierta cosa soy yo. jajajajaja. Esto es algo que forma parte del deporte nacional: VER LA PAJA EN EL OJO AJENO Y NO LA VIGA EN EL TUYO. jajajaja.

Y lo mejor, y teniendo en cuenta que nosotros lo vivimos con la desgracia de Ángela, el habernos tratado como trozos de carne,  es tratar a los demás como nos gustaría que nos trataran a nosotros. Es un lema que procuro llevar a cabo en mi vida personal, pero sobre todo en mi trabajo, porque la gente no tiene la culpa si tu tienes un mal día, si has dormido poco, si estás triste o si tienes mucho trabajo. Siempre intento poner mi mejor cara y dar facilidad a la hora de poder solucionar un problema a alguien que viene a preguntarme y a veces aunque no sea competencia mía procuro resolverle al máximo su pregunta para no tenerlo danzando de un sitio a otro.
Es tan sencillo. El camarero, el funcionario, el dependiente, el repartidor, la limpiadora, el ingeniero o el médico. Todos, todos, del primero al último hacemos una función en la sociedad, unos con más responsabilidad que otros, pero al final todos somos importantes. Es una pescadilla que se muerde la cola y no somos más importantes unos que otros, por lo tanto no consiento que nadie, nadie me mire por encima del hombro y menos, como ya he dicho, después de lo que nos pasó con Ángela y la consecuencia de no tratarnos con humanidad.. Yo trato por igual a todos, con respeto y amabilidad y es lo mismo que pido para mi. NI MÁS, NI MENOS.

No me considero mejor persona que otro, y seguro que tengo multitud de defectos, de manías y de cosas que no les guste a los de mi alrededor, pero al menos las cosas que pueda o no hacer y molesten a los demás nunca las hago a sabiendas, porque procuro ponerme en la piel del que tengo al lado, verle, escucharle, entenderle. Nada más. Pero como en toda relación, el trato, el comportamiento debe ser recíproco, y si hay alguien que se empeña en hacer su vida, en no escuchar, en no ver, ni entender, yo desde luego no me voy a poner a su altura, porque si no al final estaría haciendo lo mismo que yo critico, pero por mi parte esa persona sólo va a recibir desinterés, indiferencia.

En fin, que qué diferente que sería el mundo si dejáramos de mirarnos el ombligo para mirar un poco a los ojos de los demás y escuchar lo que nos dicen y no llegamos a oir.

Me quedé sin ti mi pequeña, pero me diste luz, me diste amor para repartir, me diste mucho bien. Te queremos.

miércoles, 23 de julio de 2014

DEL ENCUENTRO VIRTUAL, AL ENCUENTRO REAL.



Hace unos días, Juan Carlos y yo, tuvimos un encuentro maravilloso. Quizás parezca que la palabra más adecuada no sea esa, porque la situación en sí sabía que iba a ser en un principio dura, triste, pero también de comprensión y mucho cariño y en realidad fue todo eso y mucho más por eso, sí, fue un encuentro duro, pero también maravilloso porque nos encontramos con unas personas maravillosas que nos aportaron una magnifica sensación, como si nos conociéramos de toda la vida y es que supongo que no hay mejor aliado que la unión a través de la empatía, la comprensión, el dolor.

Hace unos días, Juan Carlos y yo conocimos a los papás de Hugo (no pongo sus nombres por si ellos no quieren), el bebé que falleció por negligencia médica del médico JOSÉ QUESADA VILLAR, y que hace unos post ya comenté por la sentencia a favor de ellos y que condenaba a este señor. Pues bien, como digo, al final lo hicimos. Nos pusimos en contacto, primero por correo electrónico, luego por teléfono, por wasap y por fin, después de varios intentos y de poder cuadrar fechas, quedamos y nos vimos.

Como ellos son de Jumilla, decidimos que por comodidad para ellos, pensando en que como tienen ahora también otros hijos pequeños, pues les sería mejor, al menos esta primera vez. Y bueno, sin conocernos ni nada, tuvieron el detallazo de recibirnos en su casa para este encuentro y así poder estar más tranquilos y todos un poco a nuestro aire, por los sentimientos, las emociones que pudieran salir a flote lógicamente al contarnos, al mirarnos, al sentir el dolor del otro. 

La verdad es que todo fue muy fluido, desde el principio, nada más vernos. Nos parecieron desde el minuto cero  unas personas encantadoras, maravillosas, cercanas. Estábamos sólos. A los pequeños los habían dejado con unos familiares para así, poder hablar con más tranquilidad y bueno, empezamos a hablar, a contarnos, a vernos reflejados en muchísimas cosas, no sólo ya en todo lo que nos pasó, sino incluso en haber tenido que aguantar ciertas reacciones o palabras de gente sin sentimientos, sin corazón, sin ni un mínimo de empatía, porque como yo he dicho muchas veces: "hay cosas que no necesito vivirlas para saber que duelen, por ejemplo,- yo no necesito que me corten un dedo para saber que duele"-. Y si te encuentras con gente que te dice: "bueno no te preocupes, aún eres joven, puedes tener más", es como si yo le respondiera: -tu tienes dos hijas ¿no?, bueno pues si un día se muere una de ellas yo te diré:- " no te preocupes, tienes otra hija". Pues esto es lo mismo. Pero en fin. No quiero hacer encapié en un encuentro que dio para algo más que una simple visita, porque de ir a tomar un café al final se nos hicieron las 12 de la noche para volver, señal de que estuvimos muy, muy a gusto, relajados.

Durante el tiempo que estuvimos en su casa, pude ver una foto que tenían de HUGO, en el salón (vivió durante 30 horas, aunque conectadito a un montón de tubos y máquinas). ¡Qué bebé tan precioso, tan gordito!, me recordó a Ángela en lo gordito y es que nos dijeron que pesó unos 3,700 kg. y mi pequeña fueron 3,860. ¡PRECIOSOS ÁNGELITOS DEL CIELO!., que rabia, que dolor.

También pudimos conocer a los otros preciosos pequeños, los hermanitos de Hugo, que lo tienen presente siempre como uno más de la familia y es así como debe ser porque ellos fueron, son, y serán parte de nuestra vida.

Quedamos en que esto tenía que ser el comienzo de una bonita y maravillosa amistad, y es así como Juan Carlos y yo queremos que sea, porque son gente buena, gente cercana, gente de verdad. Nos vinimos con una agradable sensación de relajación, serenidad. Fue un encuentro, maravilloso.

Nos ha encantado conoceros y conocer a TODOS vuestros hijos.

Ángela, Hugo, seguir velando por nosotros para ayudarnos en el difícil camino de vivir sin vosotros. Te queremos mi niña.


miércoles, 9 de julio de 2014

TERRA NATURA. UN MAGICO CUMPLEAÑOS SORPRESA

Hace unos días fue mi cumple. Ya 43 primaveras. La mitad de la vida como quien dice y la verdad es que tenía una idea equivocada de como debe sentirse una persona a esta edad. Supongo que como en todo, depende de cada persona, pero yo creía (cuando era pequeña o siendo jovencita), que a esta edad uno ya era mayor, pero mayor mayor, de los que ya todo es formalidad, en plan padres (lo que yo veía de los míos), cenitas tranquilas, televisión y sofá y salidas con amigos para charlar, horarios rutinarios y nada nada de excesos. Bueno, pues no sé si será porque la vida ha cambiado o simplemente porque yo no me veo ni me siento para nada en plan padres, ni en plan sofá, ni muchísimo menos mayor. Tengo, a pesar de las circunstancias vividas o gracias a ellas, muchísimas ganas de disfrutar de cada momento, de bailar, de salir de copas como cuando era adolescente (pero ahora claro, con más cabeza,), de quedar con los amigos para divertirnos riéndonos hasta de una mosca que pasa volando, de seguir vistiendo super moderna, acorde con mi edad, porque ya hay ciertas cosas que no me pondría, no por nada sino porque creo que una puede vestir super moderna, sexy y atractiva sin necesidad de ir haciendo el ridículo por muy bien que una esté, y sobre todo me siento ágil, con fuerzas, con vitalidad....., me siento viva y con ganas de querer seguir aprendiendo a vivir. 
Me siento con más fortaleza física, con más ganas de querer comerme el mundo que cuando era una adolescente, porque además ahora sé valorar cada cosa importante, cada segundo bueno, cada regalo recibido en cada uno de los momentos que me hacen sentir alegría. Tengo ganas de hacer cosas, de ver cosas nuevas, de aprender y de mantenerme en forma y cuidarme por mi y por los que tengo a mi lado.

Hace algunos años que dejé de celebrar mi cumpleaños, porque por las circunstancias, mi madre y Angela, pues no tenía muchas ganas de celebrar nada, aunque hiciera alguna comida con los más cercanos, pues se quedaba en eso, una comida con amigos, sin más celebración. Pero esté año, sí. Tenía ganas de celebrarlo, pero además a lo grande. Tenía ganas de poder reunir a todos nuestros amigos. Pero a los amigos de verdad. A los amigos de esos que de verdad entrañan el significado AMIGO. A los amigos que han estado siempre, a los que en los momentos malos no hemos tenido que llamar y han estado, a los amigos que se alejaron pero que cuando peor lo pasábamos vinieron sin decirles nada, a los amigos que se han portado más allá de un simple amigo y han sido mi verdadera familia y a algún familiar que también ha sido amigo. Y son muchos. Puedo decir con gran orgullo que son muchos y eso hoy en día es difícil, porque siempre se ha dicho que los amigos verdaderos pueden contarse con los dedos de una mano, pero nosotros podemos decir bien alto que superamos las manos y llegamos hasta tres.

Bien, pues la idea era esa, pero no tenía sitio para poder reunirlos a todos, teniendo en cuenta que además la gran mayoría tiene niños y por supuesto también quería que estuvieran, porque nos quieren también como algo muy importante suyo y nosotros a ellos. En fin, que mi Juan me dijo que lo dejara en sus manos, que no le preguntara y que ya vería a ver.
Total, que van pasando los días y nada de nada. Y se acerca el fin de semana y yo llamo a unos amigos para vernos viernes y no podían, y llamo a otros para vernos sábado y tampoco podían y bueno, pues pienso: "un fin de semana más tranquilo, ya veremos". Total que llega viernes, salimos de la academia de inglés (lo estoy haciendo, os acordáis que lo tenía pendiente, pues lo estoy haciendo y Juan Carlos se ha animado conmigo), y teníamos previsto irnos a cenar los dos solos, pero Juan Carlos me dice que me va a llevar a un sitio nuevo y quiere darme una sorpresa y a mitad de camino me dice que cierre los ojos. Yo toda emocionada y nerviosa lo hago y soy muy buena, lo cumplo a rajatabla. Llegamos, me baja del coche, me lleva del brazo y cuando ya estamos andando un trocito me dice que puedo abrirlos y veo que estamos en Terra Natura. ¡Qué chulo!. Ya habíamos estado cenando allí, en el restaurante Carnivore con nuestros amigos-vecinos el día de los enamorados y estuvo genial, así que me encanta el sitio, lo veo super original, porque además tiene también una cafetería-pub super chula que dá al recinto de los animales y las vistas y el sitio me encanta.
Bueno, pues allá que terminamos de subir y casi cuando estaba en la puerta, sale un camarero-conocido-vecino, que le dice a mi Juan "ahí los tienes" y se rie. Yo me quedo toda mosqueada y ya me huelo algo, pero ni de lejos. En cuanto entro, empiezan a salir todos de un reservado del restaurante y los voy viendo a todos. TODOS (en realidad faltaron 4 personas, pero fue fallo de organización de última hora, es que eran muchos para organizar). Me puse a chillar según los iba viendo salir: "Todos, todos, estáis todos, que alegría más grande, que alegría. Gracias, gracias, gracias". 

Tenía muchas ganas de reunirlos a todos hace mucho tiempo y fue fantástico, maravillo poder ver esa super mesa llena de tanto amor, tanto cariño, tanta AMISTAD, mis amigos, mi familia. Juan Carlos dice que ninguno puso ningún tipo de pega, ni problema. En cuanto los llamó y le dijo para lo que era todos dejaron sus posibles compromisos, y alguno sus problemas de salud, para estar allí con nosotros. Después de tanto tiempo, que cumpleaños más bonito, más completo. 
Cuando terminó la cena, con brindis, palabras y emociones, los pequeños fueron rodeándome para darme cada uno el regalo que venía de ellos y sus padres. Yo les dije que no me tenían que haber comprado nada de nada porque el mejor regalo eran ellos, todos y cada uno de ellos.

Gracias a todos ellos por formar parte de nuestras vidas, y gracias a mi marido por darme esa maravillosa sorpresa.

Os dejo algunas fotitos de ese maravilloso momento.




















Mi niña, gracias por hacerme inmensamente rica, en amor, en cariño, en amistad. Gracias por ser mi mejor regalo y darme la oportunidad de poder compartir nuestras vidas con toda esta maravillosa gente y gracias por ayudarme a seguir aprendiendo a vivir, con ellos y tú luz. Te queremos.





lunes, 30 de junio de 2014

A TI Y TU PEQUEÑA (tu sabes quien eres)

Hace unos días, en mi correo particular, el que figura en mi blog a disposición de todo aquel que quiera comentarme algo más privadamente, me llevé una terrible y tristísima noticia.

Una de vosotras, de mis seguidoras, de la que en alguna ocasión a querido darme su apoyo, su cariño, su consejo, su ánimo..... y me ha dejado un comentario en el blog, me escribía a mi correo personal y mi corazón se encogía de dolor y tristeza al empezar a leer su mensaje.

Me escribía que hace unos días, había perdido a su niña. Estaba embarazada de 6 meses y encontrándose mal y con fuertes dolores, había acudido al hospital donde por desgracia le daban la terrible, terrible, terrible y dolorosa noticia.

No quiero dar muchos detalles de todo lo que me explicó porque no sé si ella querrá que se haga público o no, y el escribirlo es por darle un pequeñito homenaje a su pequeña y transmitirle a través de nuestra fuerza, todo el apoyo y el cariño del mundo.

En estos momentos todo lo que podamos decirle no va a restarle ni un ápice de dolor, pero sé que sí se agradece mucho, todo el cariño y sobre todo la comprensión. Hay cosas que uno no necesita vivirlas para imaginar el dolor tan grande que puede producir y desde luego la pérdida de un hijo, porque aunque no haya nacido todavía, es NUESTRO HIJO, es un dolor que no se puede comparar con nada en el mundo y menos aún cuando no lo esperas, cuando tenía que haber venido vida en vez de muerte, cuando la ilusión va creciendo día a día, prueba a prueba, patadita a patadita.

Lo siento, lo siento, lo siento en el alma. Pasarás por muchas fases y por muchos altibajos, pero mi consejo es que te permitas sentir lo que sientes en cada momento, que busques ayuda si ves que no puedes sola, que alejes de tu vida a todas aquellas personas que no sienten un ápice de empatía por lo que sientes porque no sólo no te van a ayudar en tu dolor, sino que te van a causar mucho más. Trata de hacerlas entender, yo tengo algún post que habla de eso y si ves que no quieren entender, que no les importa, es mejor que te alejes de ellas, porque te aseguro, al menos a mi me pasó, me parecía una tremenda falta de respeto por mi hija, aunque he de decir que me pasó con muy poca gente y además de esa poca gente al final lo entendió.

Sé que ahora mismo no tienes consuelo, y que no entiendes y que todo te duele. Sé que la vida es injusta muchas, muchísimas veces y que nada ni nadie puede darte una explicación. Sé que en las próximas semanas, en los próximos meses parecerá todo un sueño, que no es real, pero te volverás loca de dolor dándote cuenta que sí, que es real. Sé que a cada uno le hace bien una cosa y lo que a mi me ha podido servir, quizás a ti no te sirva, así que aunque pueda aconsejarte, o la gente que te quiera, serás tu misma la que sabrás que es lo que mejor te ayuda, pero ten en cuenta, que la persona que mejor puede ayudarte, eres tu misma. Aunque estés en una montaña rusa y subas y bajes y vuelvas a subir y bajar rápidamente, serás tú la que decidirás si quieres ir subiendo. Y sobre todo, rodéate de gente que te haga la vida más fácil, que te dé cariño, que te apoyo, que esté contigo en silencio o hablando, pero contigo.

Mira al cielo. Busca la estrella más gordita, y esa será tu niña. Tú luz, tu amor.

Desde aquí, desde mi humilde blog, donde quise rendirle un homenaje a mi hija, hoy te dedico a ti y a tu pequeña, estas palabras llenas de cariño, comprensión y calor. Un beso enorme y un grandísimo abrazo, para tí, que sabes quien eres.

Ángela, en estos días, en el cielo ha entrado un angelito nuevo, que te ayudará a iluminar el cielo, siendo una más de las Estrellas Gorditas. Te queremos.

lunes, 16 de junio de 2014

VER LAS RECOMPENSAS DE LA VIDA

Todavía tengo momentos de alti-bajos. Todavía hay algún flash de angustia y de no entender. Todavía tengo mis días, ............ pero reconozco, que a pesar de estar en esta época que a mi particularmente me descentra y me agobia, desde que recurrí a la hipnosis, la acupuntura y las flores de bach, me encuentro muchísimo mejor y sigo dándome cuenta cada día de que la vida es un aprendizaje constante y de que hay que disfrutar cada momento, por pequeño que sea, por insignificante que nos parezca y sobre todo, compartirlos con las personas que quieres, que te importan, que te ayudan cada día a que en tu vida puedan haber muchos, pocos, grandes o pequeños, pero en definitiva buenos momentos, para recordar, para darte fuerza, para saber que no todo es malo y que es tarea nuestra en gran parte hacer de esos momentos, de esos instantes, algo mágico, divertido, familiar, alegre, entrañable, sincero, armonioso y sobre todo único.

Mucha gente me decía que después de todo lo sufrido, algo bueno nos pasaría, que algo bueno nos traería la vida, y durante algún tiempo, bastante tiempo lo esperé y esperé y ví que no, que no pasaba nada y pensé como ya he puesto en algún otro post, que porqué la vida iba a recompensarme a mi tanto dolor vivido, por qué, cuando había tanta gente en el mundo que sufría, que padecía que moría sin ningún sentido y la vida no los recompensaba, porqué iba a ser yo alguien especial, si tan solo era una gota en un inmenso océano, ¿por qué?. Pero después de estos meses, donde he podido pensar con más claridad, donde el dolor angustioso ha dejado paso al dolor sereno, me he dado cuenta que en realidad la vida si nos ha recompensado, no quizás como pensábamos, no quizás como la gente creía que debíamos ser recompensados, es decir, con otro hijo, no, en realidad hemos sido recompensados con algo que si bien es verdad no tiene que ver con todo lo que representa un hijo, si que posiblemente este muy cerca de darnos esa luz que ellos dan, porque hemos recibido el amor, el cariño, la compañía, la ilusión, el apoyo incondicional, la esperanza y la posibilidad de compartir gran parte de las vidas de nuestros amigos. Grandes, grandísimos amigos que nos han acompañado en momentos muy negros, muy duros, muy malos, y que con sus vivencias, con sus familias, con sus vidas, nos han ayudado a sentirnos parte de un gran mundo y a través de ellos y con ellos, podemos vivir multitud de momentos mágicos, únicos y especiales, que seguramente de otra forma no hubiéramos siquiera imaginado y por tanto podemos decir que somos ricos en vidas, en cariños, en amores, en alegrías, ilusiones, nuevos retos, nuevas etapas, nuevas vivencias que forman parte de ellos y que ellos, comparten con nosotros.

Igualmente, soy consciente de que ahora, gracias a la desgracia o a pesar de la desgracia, puedo vivir la vida exprimiéndola. Es cierto que ya siempre tendremos que aprenderla a vivir de forma distinta, sin ella, pero también es cierto que vivimos el día a día, que no dejamos pasar ningún momento que podamos disfrutar, que sabemos que todo puede cambiar en un momento y que todo lo que podamos disfrutar cada instante debemos aprovecharlo. No hay que gastar grandes fortunas en disfrutar, en vivir, sólo hay que saber elegir, adaptarse y reirse de todo lo reible. Beberse la vida a pequeños sorbitos para disfrutar las pequeñas grandes cosas, compartir todo lo bueno, ser cada día un poco mejor y hacer que la vida de los que nos rodean y nos importan sea más fácil y más feliz.

Se que la vida no me ha recompensado con lo que yo esperaba, pero me he dado cuenta que realmente la vida sí me ha recompensado con grandes, grandísimas cosas y sé que nos falta ella, siempre será así y no podemos cambiarlo, pero tenemos más que quizás muchas personas puedan tener el resto de sus vidas.

Ángela, se que tu luz nos guía, nos da calor y nos hace ser mejores. Te queremos vida mía.

jueves, 22 de mayo de 2014

HOMENAJE A HUGO. CONDENA PENAL A UN GINECÓLOGO.

HOMENAJE AL PEQUEÑO HUGO


La semana pasada, al abrir La Verdad digital e ir viendo titulares, llegué a uno que me hizo sobresaltarme, darme un vuelco el corazón y sentir una mezcla de alegría, tristeza, satisfacción, esperanza, rabia........

La noticia era sobre la condena en Murcia a un ginecólogo- JOSÉ QUESADA VILLAR (del hospital de Yecla), por un año de cárcel por la muerte de un bebé como consecuencia de la actuación negligente de éste médico. A primera vista, claro está, no parece mucha condena, pero en realidad, la importancia la tiene el que haya sido condenado en VIA PENAL, cosa casi imposible para un médico y de ahí mi sentimiento de alegría por que es ésta vía la que nosotros estamos persiguiendo y me ponía en el lugar de esos padres y me erizaba pensando en como debían de sentirse en estos momentos, porque deben ser tantos, tantos, tantos sentimientos. Cómo digo no es por el tiempo de la condena, porque en realidad, ninguna condena en el mundo pueda quitarnos el dolor, la desesperación, la rabia, la impotencia tan grande que sentimos, pero al menos si podemos decir que ha habido justicia, la que hay, pero ya es algo.

Pues bien, resulta que en mi anterior post, una persona anónima, me dejo dos comentarios haciéndome referencia a la noticia, recordándome que ya en otros comentarios que me había hecho en otras ocasiones, me había comentado el caso y me daba la posibilidad de ponerme en contacto con estos padres. Yo le contesté y le dije que sí, que estaría encantada y que si ellos querían pues que me mandaran un correo electrónico a la dirección que figura en mi blog.

He estado fuera varios días, y el martes cuando abrí el correo me llevé una maravillosa sorpresa. La mamá de HUGO, que es el nombre del bebé fallecido por la negligencia de esté médico (JOSÉ QUESADA VILLAR, del hospital de Yecla), se había puesto en contacto conmigo.

Me encantaría que nos conociéramos y poder darle un enorme abrazo a los dos y que nos contáramos y nos desahogáramos y sobre todo, darle las gracias por ser tan valientes, por llevar a cabo esta lucha que gracias a Dios, somos pocos los que tenemos que emprender, pero que es necesario, por nuestros ángeles, pero también pensando en los que puedan venir después y reivindicar que este tipo de gente no se merece trabajar en una profesión tan maravillosa y de la que debieran sentirse orgullosos, como es la medicina.

OS DEJO LA NOTICIA ENTERA:

Un año de prisión a un ginecólogo por la muerte de un bebé en Yecla

La sentencia considera al médico responsable de un homicidio por imprudencia, pues su negativa a practicar una cesárea causó el fallecimiento del niño

14.05.14 - 00:45 -

Un ginecólogo del hospital Virgen del Castillo de Yecla ha sido condenado a un año de prisión por un delito de homicidio imprudente. Su negativa a practicar una cesárea derivó en la muerte de un bebé  a las pocas horas de nacer, según ha dictaminado la titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Murcia, María Concepción Roig. El propio acusado ha admitido su culpa y ha llegado a un acuerdo de conformidad con los padres del bebé y con el fiscal, lo que convierte la sentencia en firme. Ignacio Martínez, abogado de la Asociación Defensor del Paciente, que ha llevado el caso, subraya que es una de las primeras condenas por la vía penal a un ginecólogo en la Región.

Los hechos se produjeron hace ya siete años en el Virgen del Castillo. La madre acudió el 20 de septiembre de 2007 al hospital después de romper aguas. El embarazo se había desarrollado sin especiales complicaciones, si bien existía un factor de riesgo al padecer la paciente diabetes. Ingresó a las 23.25 horas y fue monitorizada, pero a la mañana siguiente tan solo había conseguido dilatar dos centímetros. A las 8.00 horas fue trasladada al pre-paritorio, según relata la sentencia. Se detectó entonces «líquido amniótico teñido» de meconio, un primer síntoma de que en el proceso estaban empezando a aparecer dificultades. Sin embargo, el ginecólogo condenado, que empezó su turno una hora después, (a las nueve) decidió «inyectar oxitocina a la parturienta, manteniendo una actitud conservadora y expectante, a la espera de que se produjera el parto de modo natural», relata la juez.
 
Signos de alarma
 
Esta primera actuación del médico fue correcta, según la sentencia. Sin embargo, ya no lo fue el hecho de que mantuviese su negativa a practicar cesárea pese a los síntomas que fueron apareciendo a lo largo de la mañana, y que enumera el fallo judicial: «aumento progresivo de temperatura con febrícula, aumento de la frecuencia cardíaca fetal, y lenta y muy escasa progresión de la dilatación durante varias horas». Pese a la acumulación de señales de alarma, el acusado, «actuando de manera imprudente», mantuvo su decisión de esperar al parto natural. 

Ignacio Martínez, abogado de la Asociación Defensor del Paciente, subraya que la madre pidió durante todo ese tiempo «que se le practicase una cesárea de urgencia». Pasadas las cinco de la tarde, «se producen deceleraciones muy graves del feto (bradicardia severa), y todavía el imputado perdió 15 minutos más intentando obtener un parto vaginal del todo improbable, ya que la madre tenía solo seis centímetros de dilatación», explica el letrado. Finalmente, el ginecólogo ordenó la intervención, tras observar «otra brusca desaceleración».
El bebé, un varón de 3,2 kilos de peso, nació «en asistolia» y presentaba «abundantes secreciones meconiales intratraqueales». Fue trasladado urgentemente a la UCI neonatal del hospital Virgen de la Arrixaca, pero nada se pudo hacer ya por salvar su vida. Terminó falleciendo por «neumonía bilateral secundaria a pérdida de bienestar fetal agudo, con aspiración de meconio». Previsiblemente, el ginecólogo no llegará a entrar en prisión. La familia abrirá ahora el proceso civil para exigir una indemnización. 

-------------------------------------------------------------------------------------------
-------------------------------------------------------------------------------------------

Está es la noticia que apareció en el periódico La Verdad de Murcia, en su edición digital, pero también fue publicada en el periódico formato papel.

Ojalá que este tipo de noticias puedan alentar a otros padres a ser valientes y luchar porque se haga justicia.
Ojalá que todos los profesionales dedicados a la medicina puedan leer esta noticia y hacer examen de conciencia. La mayoría no tendrán problemas, estoy segura, pero para aquellos que pueda albergar algún tipo de duda sobre como realizan su trabajo y como tratan al paciente, ojalá que les haga meditar, no ya por las consecuencias para ellos, sino por las terribles consecuencias que acarrean para los que las sufrimos.

Ojalá que los padres de HUGO puedan sentir, al menos paz. Solo eso, paz.
Ojalá que HUGO desde allí arriba, en las nubes de algodón se sienta enormemente orgulloso de sus padres y que a partir de ahora pueda notar, que esa pesada losa que aplastaba el corazón de sus padres, es ahora un poco más ligera y así él pueda también descansar mejor.

Desde aquí mi más sincero, fuerte y cariñoso abrazo a los padres de HUGO, porque sé lo duro que es todo este proceso. Sabemos cuanto se sufre, cuanto se lucha, cuanto esperas, cuanta rabia sale y sobre todo, porque sé que, a pesar de todo, nunca sentiremos que ha habido suficiente justicia que compense la muerte de nuestro HIJO/HIJA.

Mi preciosa princesa, en estos días el cielo debe estar de celebración, porque seguro que HUGO, ahora vuela con su mejor sonrisa. Dale un besito enorme desde aquí hija mía. Te queremos.

martes, 11 de marzo de 2014

RECOJO UN BONITO PREMIO



Querida Ana Cristina, muchísimas gracias por la nominación al premio. Como ya te dije en tu blog http://anusca77.blogspot.com.es/, hace tiempo que no recojo los premios que me han ido dando, no por falta de ilusión, ni de agradecimiento, ni mucho menos de satisfacción, sino la verdad, una parte por ganduleria de tener que contestar y otra porque a la hora de tener yo que nominar, pues la lista se repetía con los que ya se habían nominado en otros blog.

En fin, que por ser tu primer premio, recojo el testigo y te doy las gracias y espero que recibas muchos, muchísimos más.

Este es el maravilloso premio que me ha concedido Ana Cristina:









Y estas son las preguntas que lo acompañan:

Cuál es tu color favorito? 
El azul cielo

¿Tu accesorio de moda que no puede faltarte?
Unos pendientes, y si pueden ir a juego con lo que llevo, mejor que mejor.
 
¿Qué comida chatarra no puedes dejar de comer? 
Como Ana, yo también entiendo que se refiere a comida basura, y dentro de ésta, aunque no la como tampoco con mucha frecuencia, a veces no puedo privarme de una buena hamburguesa de esas de Mc Donals o de Burguer King.

¿Tu película favorita? 
Tengo varias, Un paseo por las nubes, Tango y Cash, Dirty Dancing, La Roca, y alguna más que ahora mismo no me viene a la cabeza pero es de esas películas que la echen las veces que la echen me la veo.
¿Qué es lo que más te gusta de ser Blogger?
El conocer gente nueva a través de la red, compartir vidas, sentimientos, historias. Sentirme querida y acompañada en momentos malos, pero también en los buenos que he pasado, poder ayudar con mis vivencias y a la misma vez ser ayudada por las vivencias o consejos de los demás. Desahogar sentimientos, tanto buenos como malos, que ayudan a liberar el alma.

¿Qué te inspiró a convertirte en Blogger?
Mi necesidad de desahogar mucho dolor, y sobre todo la necesidad de contar la historia de Ángela, para que se conociera, para intentar ayudar con nuestra vivencia, para denunciar públicamente lo que otros se callan y como un homenaje a ella, a mi pequeña, a mi hija.
¿Qué comprarías si encontraras una maleta llena de dinero?
 
Sueños

Tres palabras que definan tu personalidad:
 Empática, sensible, soñadora
 
Estación favorita del año: 
El invierno.

Menciona una cosa que tus lectores no saben de ti:
Me he propuesto intentar aprender inglés. Se lo justito y aunque entiendo algo hablado y escrito, la verdad es que yo no sé muy bien expresarme. Yo diría que es por vergüenza, porque como aquí en Murcia, hablamos tan mal, jajajaja, lo reconozco, y yo en particular, jajajaja, bueno que no pronunciamos las ESES al final de las palabras, ni alguna que otra terminación, pues me resulta más dificil el pronunciar las palabras tan perfectas del inglés, pero lo voy a intentar. Me apetece el reto.
Mis 10 Blogs nominados para recibir este premio son: Esto lo dejo en blanco por lo que ya os comenté más arriba, pero si a alguna le apetece recogerlo, pues bienvenido sea para toda la que lo quiera.

Un beso grande.


Te queremos mi pequeña Ángela.



viernes, 14 de febrero de 2014

UNA CONEXIÓN EN PAZ

Una de las cosas que me han marcado de aquel horroroso día de angustia y miedo, en el que perdí a mi hija por unos desalmados, a parte claro está, del hecho en sí de todo lo que tuvimos que vivir, fue mi decisión de no querer ver a mi hija.

En aquel momento, en el que me lo propusieron, en el que me dijeron si quería verla, después de darme la noticia, de confirmarme algo que yo ya sabia antes de entrar a quirófano, mi respuesta primera fue de duda, de no saber que hacer, de querer pero a la misma vez de darme miedo, o quizás simplemente eso, no saber que iba a sentir, si podría soportarlo, si me moriría de dolor, si..... no sé, realmente no puedo explicar que es lo que sentí, que pensamientos me pasaron por la cabeza. Simplemente después de dudar y de escuchar a mi marido que me decía que era mejor que no, decidí no verla. No sé si estaba en shock, si me dejé llevar por el miedo de mi marido a que la viera y no pudiera aguantarlo o qué, realmente no lo sé y aún hoy me lo sigo preguntando. ¿por qué no tuve la fuerza y la valentía para verla, para tenerla en mis brazos, si ya todo el miedo, toda la angustia, todo el horror de ir viendo como moría, ya lo había pasado durante las horas previas?
Le pregunté a Juan Carlos "si es que estaba mal y por eso no quería que la viera" y el me dijo que no, que era preciosa, gordita, con unos bonitos mofletes y mucho pelito negro rizado. Pero él lo pasó tan mal, tan, tan mal teniéndola en sus brazos y tan quietita, tan palidita, que no quiso que yo pasara por eso.

Sea por el motivo que fuera aquel día, hoy por hoy sigo pensando que me equivoqué y que tenía que haberla visto. Es algo que ya no puedo cambiar y que al menos eso, ese instante, si pudiera cambiaría. Lo cambiaría todo de aquel, día, pero si me dijeran que no puedo y que tan sólo me conceden unos segundos, sería ese instante.
Me ha quedado una pena muy grande, no ya por mi, sino por ella, porque pensara que su mamá no fue valiente hasta el final como para poder tomarla en brazos a pesar de ............

Y bueno, como he dicho, sé que ya no se puede cambiar, y he tratado de provocar sueños donde poder recuperar ese instante a pesar de lo duro, pero no he podido. No ha llegado a mi, y es algo que he ido llevando, y llevando y llevando, pero sabéis que, he podido hacerlo a través de la acupuntura. Sí. He aprovechado las sesiones que tenía de acupuntura para poder recrear ese instante, de verme con mi niña en brazos, de sentirla, de verla, de darle besitos y de acariciarla.
Mientras estaba allí, en la camilla acostada, con la relajación que te proporcionan las agujas, la música con el mar de fondo o el sonido de pajarillos cantando, la penumbra de la estancia y mi deseo de querer conciliarme con ella y aquel instante. 

Las primeras veces era realmente doloroso, insoportable, insufrible, y a pesar de tener los ojos cerrados, mis lágrimas caían sin cesar y aún no sintiendo mi corazón desbocado, por el efecto relajante de las agujas, si notaba una cierta tensión y angustia aunque podía soportarlo, quería soportarlo.
Poco a poco, sesión tras sesión, fui sintiéndome mejor y a pesar de seguir sintiendo dolor y una gran tristeza, a la misma vez me sentía reconfortada. La imaginaba en mis brazos, y la podía acariciar y sentir, aunque lo que más me costaba visualizar era su pelito rizadito, como decía su papá que tenía, y sin embargo veía sus mofletes, sus ojitos cerrados, su manita apoyada sobre mi pecho. Y lo que en un principio me causaba agitación y tensión, después se convirtió en una sensación de paz, de sosiego, con pena, con tristeza enorme, tremenda, pero sin tensión. 
Al final, pude convertir esas sesiones en un momento de poder encontrarme cara a cara con ella y hacerle saber que la quería con toda mi alma. Más que por mí, yo lo que quería era que ella supiera que la amaba, que la amo, y que siempre será así. Ojalá que a través de estas sesiones ella haya podido sentir también esa conexión conmigo y haya podido percibir y recibir todo mi amor. Yo sólo quería que ella lo sintiera. Para mi es duro, pero lo importante era ella, es ella y aquel día no pude, pero he querido de alguna forma intentar compensar esa decisión que me pesaba tanto.

La acupuntura me ayudaba, me ha ayudado a relajarme, a regular de alguna forma el desequilibrio iónico, electrostático, del yin y yan o como puñetas se quiera llamar todo eso, pero el caso es que me siento más equilibrada, y sobre todo he podido sentir esa conexión con mi pequeña.

Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero hija mía. Te queremos.


viernes, 7 de febrero de 2014

CUESTA PERO, PUEDO

Ha pasado la navidad y con ella unos días de recuerdos, de nostalgias, de tristezas, de sueños sin terminar, de lo que en sí conyevan esos días y especialmente alguno, ha venido el maravilloso aniversario del comienzo de la vida de mi pequeña Ángela y este mes además, me ha traído una mala noticia, relacionada con todo lo que llevo encima, pero a pesar de ello, he salido victoriosa de todas estas batallas. Sí, he podido, no he decaído, no me he dejado arrastrar, me he mantenido en pie y creo que con nota. No me lo puedo creer. Estoy contenta conmigo misma y todo tiene que ver con los tratamientos, fórmulas y sesiones que en estos meses he llevado a cabo.

Cuando este año, bueno ya el pasado, 2013, volví de las vacaciones de verano, me sentí derrotada, sin fuerzas, sin ganas de luchar, con una tremenda tristeza y un enorme desplome, que me hizo sentirme de vuelta a los primeros días del dolor por la muerte de Ángela. Sin embargo y a pesar de encontrarme así, tampoco me dejé llevar y puse todo mi empeño en querer salir de allí, en querer recuperar las fuerzas y en querer poner un poco fin, a ese tremendo batacazo que me estaba ahogando, pero de forma más permanente, más firme, más duradera y de nuevo busque y busque y puse en práctica varias cosas a la vez.
Ya lo sabéis, ya lo he contado. Acupuntura, flores de bach, imnosis. 

No sé si durará mucho, poco, si será el comienzo de un resurgir, si necesitaré alguna otra sesión de imnosis y recordatorios constantes con acupuntura o incluso otra variedad de flores de bach, o una nueva dosis de las ya tomadas para reforzar lo conseguido, pero el caso, es que después de mucho, mucho, mucho tiempo y teniendo en cuenta lo mal, realmente mal que me encontré a la vuelta del verano, he de decir que me encuentro bien, que he podido afrontar como decía al principio, ciertas fechas y ciertos echos, con la serenidad suficiente como para no dejarme llevar por el dolor y la rabia de estos meses atrás e incluso poder tener la fortaleza para apoyar y ayudar a Juan Carlos a intentar canalizar ciertos sentimientos.
Esto no quiere decir, que ya no sienta dolor, que ya no tenga tristeza, que ya no sienta rabia. No. Sin embargo ahora puedo llevarlos, puedo verlos en perspectiva además de con el corazón. Puedo ver esa jaula que me decía la psicóloga en la sesión de imnosis, por encima de mi cabeza, pero ahí, por encima de la cabeza. Sé que está, la veo, pero no me ahoga, aunque sienta el dolor y aunque tenga ciertos días y ciertos momentos de nerviosismo, de no poder dormir. Pero lo siento distinto.
Es una línea muy fina lo que separa esto, pero de momento lo estoy consiguiendo y me siento contenta con los logros que he hecho. 
Sé que no lo tengo todo ganado y que aún tendré mis momentos, pero espero poder seguir controlándolos y no dejando que vuelvan a superarme.

Sigue a mi lado mi pequeña, sigue conmigo dándome aire, dándome fuerzas. Te queremos cariño mío.