martes, 11 de diciembre de 2012

LAS CONEXIONES EN COLOR ROSA

Yo soy hija única, bueno tengo dos hermanos menores que yo, pero chicos. Me refiero a que no tengo hermanas y es algo que siempre he echado de menos. No sé, tener esa confidente amiga, esa mano dispuesta a apoyarte siempre, esa persona con la que poder compartir secretos de adolescente, alguien con quien poder ir de compras y dedicar una tarde de chicas, con quien pudiera tener la suficiente confianza como para sentirme totalmente cómoda estando en su casa o ella en la mía fuera la hora que fuera, una persona con la que nos riéramos de las mismas cosas, y sobre todo, una persona con la que tuviera la sensación de saber que no en todo vamos a estar de acuerdo y vamos a ver las cosas de la misma manera, pero nos respetaríamos y sabríamos ver y estar para lo importante.

 Aunque he tenido y tengo muchas amigas, siempre he buscado una relación especial, una "mejor" amiga, una amiga "preferida" con la que sentir un poco eso que yo creía que era distinto al tener una hermana. Y bueno,  en alguna ocasión he creído encontrarlo, pero luego, el sentimiento no ha sido mutuo, es decir, sí, hemos o somos muy buenas amigas, pero no hay esa conexión especial, bien por mi parte o bien por parte de ella, y además ya en alguna ocasión me he llevado un chasco o una desilusión cuando pasado un tiempo ves como es esa persona realmente o no es lo que a primera vista parece.
(Hoy por hoy, si creo tenerla y ser mutuo.)

Con mi madre tenía buena relación, pero no era esa relación maravillosa que a ella le hubiera gustado y que yo tampoco supe darle, no tenía con ella esa sensación de cómplice que me hubiera gustado tener con una hermana, porque supongo, que son dos relaciones distintas, por muy bien y estupendamente que te lleves con tu madre, al final, es tú madre.

Y bueno, es curioso y no sé muy bien por qué he necesitado en mi vida esa figura y es quizás en los últimos tiempos y concretamente hace unos días, cuando andando por Murcia, ya de noche, con frió y sola, al entrar en una calle muy conocida de aquí y con muchas tiendecitas, fui viendo a muchas parejas o tríos, de mamás e hijas y de mamás, hijas y cochecitos de bebé, viendo escaparates, hablando animadamente con otra pareja de mamá-hija, o trio de mamá-hija-cochecito y trio de mamá-hija-cochecito o quizás hermanas más cochecito, o mamá, hermana y hermana  (vaya trabalenguas) y la verdad,  es que sentí una profunda tristeza y una tremenda sensación de soledad, de vacío, de añoranza, de melancolía, y lo que se inició como una pequeño paseito de vuelta, se convirtió en una necesidad imperiosa de poder llegar a mi casa, llorar y sentirme refugiada y a salvo. Mi marido el pobre me consoló, pero no sé si a pesar de tener la compenetración que tenemos, llega por un momento a imaginarse esa sensación que a veces experimento, porque sé que a veces soy muy complicada y me cuesta poder expresarme para ser entendida.

Hija eras chiquita, pero tan tan grande, que dejaste un enorme hueco en mi vida. Te queremos.

8 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Yo siempre quise tener una hermana. Ahora lo que quiero tener es una hija :)
¡Ambas la tendremos!

Trax dijo...

Yo también quise tener siempre una hermana. Somos tres, dos chicos y yo sola, aunque mis hermanos son mayores.
Afortunadamente tengo una relación estupendísima y especial, sobre todo con el mayor. Hemos podido hablar casi de todo.
Y afortunadamente tengo a mi madre, pero hay muchas cosas que no puedo compartir con ella.
Y tengo muy buenas amigas, pero no eso que tú describes y que buscamos.
Total, que me enrollo, yo he sentido eso que dices también, y más en estas fechas. Hay días que es complicado enfrentarse a todo y a todos.
Pero lo tenemos que hacer, por los que están ahí agarrándonos.
Un beso gordote.

Bea - Nanita Nana dijo...

Pues yo tengo un hermano, pero no echo de menos una hermana. Tenemos una relación muy cercana, nos vemos 2 ó 3 veces a la semana, comemos juntos o cenamos muchas veces, nos contamos nuestras cosas... vamos, que lo que tú dices pero en chico-chica.

Ana dijo...

Mª del Mar,te entiendo tanto, yo tb soy hija única y tb se me han ido " volando" gran parte de las amigas,sobretodo cuando mi niño murió, de la que mas esperé fue la que más me ha decepcionado,se ha alejado de mi dolor. Conozco esa sensación de soledad de la que hablas,esa que cala hasta los huesos,que ofusca y nubla el alma.
Un abrazote,
Ana

Morgan Nascimento dijo...

Hola, enhorabuena por tu blog!
Si usted puede visitar este blog:
http://morgannascimento.blogspot.com.br/
Gracias por su atención

Mª del Mar dijo...

Querida Eva, ojalá algún día se cumpla tu sueño, y esa figura que tanto hemos hechado de menos, sobre todo en determinados momentos, pueda un día compensarte. Yo es precisamente por la ausencia de mi madre y de mi hija, por lo que quizás más he necesitado esa figura, aunque de alguna forma y no sea lo mismo, me he sentido reconfortada por mi marido y mis amigas, sobre todo una de ella, especialmente en estos últimos tiempos.
Ya no sé si volveré a tener otra hija, pero ella siempre formará parte de mi y a ti te deseo de todo corazón que un día una niñita entre a formar parte de tu vida.
Un besazo guapa.

Amiga Trax, me alegro mucho que tengas tan buena relación con tus hermanos, porque aunque no sea igual, siempre ayuda. Yo también la tengo con mis hermanos, (aunque he de decir que ahora mejor que antes, ya lo contaré), pero no es lo mismo, porque como mujeres, tenemos otra forma de ver las cosas, de sentir, de experimentar, de comprender, en fin que como tu dices, por muy bien que te lleves con tus hermanos, con tu madre y con tus amigas, se supone que la conexión con una hermana es algo especial, aunque también hay casos y casos, jajajaja, que haberlos, hailos, jejeje.
Y sí, aunque a veces sea duro, seremos fuertes por los que nos apoyan y tanto se lo merecen por no dejarnos caer.
Otro beso gordote para ti.

Bea, pues me encanta leer que tengas esa estupenda relación con tu hermano. Supongo que será algo especial al igual que poco usual, (aunque se tenga una muy buena relación). También creo que es por la forma de ser de cada una, a mi por ejemplo me cuesta mucho más abrirme y contar confidencias o cosas personales a mis hermanos, por el hecho de ser chicos, no sé, tengo menos confianza. Pero vamos, que si tu relación es asi de estupenda, pues disfrútala.
Besitos.

Hola Ana, cielo siento tanto tu dolor y tu soledad y esa desesperación que nos produce el hecho de creer contar con ciertas personas en los momentos más duros y que luego nos dan la espalda. La verdad, es que aunque sea duro, también hay que sacar la parte positiva, de poder ver y saber con quien se puede contar realmente, porque es mejor que las personas que no merecen la pena, no formen parte de nuestra vida porque no nos aportan nada. Asi que, aunque algunas te haya defraudado en el momento más terrible de tu vida, la muerte de tu pequeño, espero que también hayas podido contar y descubrir quien ha estado a tu lado y con quien puedes contar. Y como yo decía, es en estos momentos cuando más se hecha en falta la figura de una hermana, pero de alguna forma una logra encontrar a esa "mejor amiga" o "amiga preferida", puede ayudarnos mucho. Ojalá tu la tengas o algo muy parecido.
Te mando todo mi cariño y un beso muy especial y si en algún momento quieres hablar, puedes contar conmigo.

Morgán, gracias. Y me pasaré por tu blog.
Un beso.

Eva María Bernal dijo...

Hola, Angela! no encuentro mail tuyo para escibirte. te quería mandar un mail para ver cómo estabas.
Yo no he echado de menos una hermana, es que ni me lo puedo imaginar...
eso si, ahora me gusta que en casa haya dos chicos y dos chicas, que ningún sexo se hay a quedado sin su par...
te mando un beso muy grande

Mª del Mar dijo...

Hola Eva. Mi mail está en mi perfil, pero de todas formas de lo digo, es: mmarvicente@yahoo.es. Por otro lado decirte que Ángela era mi hija, pero que no me importa para nada que me llames así, jajaja. Y bueno, en cuanto a lo de las hermanas, yo supongo que será porque he tenido en mi vida muchos momentos en los que me hubiera gustado poder compartir ciertas sensaciones o sentimientos que la mayoría de las veces somos las mujeres las que parece que nos comprendemos mejor, pero en cualquier caso, tengo muy buenas amigas, sobre todo una de ellas, y aunque sea chico, mi marido es un gran apoyo. Y sí, jajaja, ahora en tu casa ya estáis compensados. Eso está bien. Me alegro mucho que estéis bien y gracias por seguir en contacto.
Un fuerte beso.