miércoles, 17 de abril de 2013

UN ÚLTIMO TRAGO. LA DESPEDIDA

Todavía nos tocaba pasar por un último trago. Teníamos que ir a la clínica para cerrar cuentas y sobre todo, para una última visita con nuestra ginecóloga.
Yo iba preparada. Me sentía fuerte y confiada, pero nada más entrar por la puerta de la clínica me vine abajo.

Ya en el mostrador estaba una de las chicas de administración con la que más trato hemos tenido. Nos preguntó como estábamos y ya casi no pude contestar. Ella se limitó a sonreír y a decirnos que bien, que estábamos y que era lo importante. Las otras dos chicas se limitaron a sonreír y a mirarnos con cara de pena.

Luego le tocó el turno a la otra chica de administración-recepción que nos esperaba en un despacho contiguo en la entrada y con la que también teníamos muy buena relación. Besos, sonrisas entrecortadas, y un no saber que decir. Nos dijo que aunque estaba de vacaciones cuando me hicieron la beta, llamó por teléfono a la clínica para enterarse del resultado. Estaba tristona, pero a la vez a la expectativa de ver que nos diría nuestra gine.

Salimos del despacho para ir a la sala de espera y en el mostrador veo de espaldas a la enfermera que me había ido a dar un abrazo a la habitación el día del transfer y a desearnos suerte. Me voy hacía ella, le toco en el hombro y al darse la vuelta sorprendida me ve, me abraza y me dice que cuanto lo siente. Ya no puedo aguantar más y me pongo a llorar. Intento calmarme porque voy a entrar a la sala de espera y no quiero dar mal rollo a las parejas que hay esperando con ilusión.
Me dice que hoy está ella con mi gine y que ahora cuando entre a consulta ya vemos. Que la gine quiere hablar con nosotros.

Entre sollozos entramos a la sala de espera. Voy tranquilizándome y por fin nos toca. Nos acompaña la enfermera que vimos en el mostrador, se abre la puerta y mi gine se pone de pie y se va hacía mi para darme un gran abrazo y otro a Juan Carlos.

Nos sentamos y nos dice que todavía no está todo perdido. Que ahora mismo es normal que estemos así, pero que dejemos pasar unos meses, que cojamos fuerza y que volvamos a hacer un último intento. Ellos no quieren rendirse, no quieren que nos quedemos sin la sensación de poder disfrutar de esa parte que nos privaron con Ángela. Que aunque ahora mismo pensemos que no, que no decidamos todavía nada, que dejemos pasar un tiempo.

Juan Carlos habla y les dice que no. Que ya tomamos nuestra decisión y que si ha tenido que ser así que es mejor parar ya. Que por supuesto no cierra la puerta y dejaremos pasar unos meses porque ahora todo está todo en caliente, pero que posiblemente, casi al 99% la decisión será siendo la misma.
Ella insiste, no quieren que todo termine así.
Yo quiero hablar, pero no puedo, me pongo a llorar y no me salen las palabras, y yo querría poder decirles que no me siento, que no nos sentimos así, por no poder tener otro hijo, que el sentirnos así, con ese dolor tan grande es porque se nos magnifica después de cada negativo porque nos sentimos morir pensando en que después de un proceso con tantas pruebas a superar, con tantos cuidados, con tantos miedos, con tantas ilusiones, y la gran suerte de poder vivirlo con tanta intensidad como lo vivimos hasta el final, fue ella la única que quiso pasar por todo eso y vivirlo junto a nosotros, con nosotros y se hace tan duro, tan tan tan tan tan duro y doloroso recordar porqué no esta ella.
Han sido tantos tratamientos, tantos embriones, tantos transfer y solamente ella quiso superar todas y cada una de las pruebas y es con cada negativo con el que mi alma se retuerce de dolor y no entiende.

Quiero decirle todo esto, pero no puedo, no me sale y prefiero no ponérselo más difícil intentando hacerles ver que sí, que dejamos una puerta abierta, aunque en nuestro fondo sabemos que posiblemente esté cerrada del todo porque nos ha costado tomar la decisión, y no queremos tener que plantearnos de nuevo el dilema.

Se queda en el aire. Nos levantamos y de nuevo nos abrazamos. Yo vuelvo a intentar decir algo, pero sólo consigo darle las gracias de corazón, por todo, por todo, por todo. Sigo llorando y no quiero salir fuera para que me puedan ver y encima después de salir de la consulta y estropear las ilusiones y esperanzas de los que allí esperan, así que hago un esfuerzo y me contengo y la enfermera me vuelve a decir que lo pensemos, que no cerremos aún la puerta que no conoce a nadie que crea que se merezca más y esté más capacitada para ser madre que yo. No digo nada. Asiento y hago un último esfuerzo.

Llegamos de nuevo a la entrada, una última despedida con el personal de recepción-administración. Abrazos, besos, miradas.  Todavía me queda alguien, pero no tengo fuerzas. Por fin estamos en la calle.

Nos cojemos de la mano y no miramos atrás. Han pasado ya 7 años desde que vinimos por primera vez. ¡Uf, cuanto camino recorrido!, ¡cuánto ganado y cuánto perdido!, ¡Cuantas ilusiones!, ¡cuántas esperanzas!
Ellos nos dieron a Ángela y eso será algo que nunca, nunca, nunca olvidaremos. Con ellos vimos su primer latido, con ellos vimos sus primeros movimientos (aunque claro está aun no la sentía), no lo olvidaré nunca. Esta haciendo palmas y la gine nos dijo: mira parece que está contentito. (todavía tampoco sabíamos que era niña). Con ellos vivimos la magia y la gran suerte de ser padres de ella, de nuestro ángel, de nuestra hija.

Es cierto que nunca se puede decir que de este agua no beberé, pero creo que aunque ahora mismo estemos en caliente y aunque dejemos pasar unos meses seguiremos pensando que esta etapa terminó.

Tú y sólo tú Ángela. Te queremos mi ángel.

17 comentarios:

Trax dijo...

No te voy a decir que lo pienses, porque sé cuál es el sentimiento, aunque quedo muy lejos de todo lo que habéis sufrido.
Yo también quise parar, y paré. Pero algo me hizo retomar, y bueno, aquí estoy.
Yo confío en que la vida os recompensará con algo maravilloso, porque os lo merecéis más que nadie.
Me hubiera encantado estar ahí, y darte también un abrazo bien apretado.
Como dice mi madre, cuando se cierra una puerta, se abre una ventana. Podéis cerrar la puerta, que algo precioso llegará.
Un beso

unaterapeutatemprana dijo...

Ojalá este tiempo de reflexión os sirva para encontrar esa paz que tanto necesitáis y merecéis. Decidáis lo que decidáis, estará bien.
Un abrazo emocionado.

Opiniones incorrectas dijo...

Mari, no te tortures más. Disfruta de tu vida y de tu marido. si en el futuro cambiáis de idea, pues mira, pero que nadie os convenza ni os vuelva la cabeza loca, dedicáos a ser felices que os lo merecéis.

Bea - Nanita Nana dijo...

Pues yo pienso lo mismo que Eva... no os torturéis. Vivid la vida y disfrutad, y si en unos meses, o el año que viene os levantáis una mañana con la sensación de querer volver a intentarlo, adelante.

También existe la posibilidad de ser familia de acogida. ¿Os lo habéis planteado? Sería una manera de ayudar a niños que lo necesitan, y tal vez os llenaría muchísimo.

Un beso Mar. Muy, muy, muy grande.

AnnP dijo...

Un gran abrazo. Desde que conozco vuestra historia me pareceis una pareja admirable y os mereceis lo mejor.

ESTER dijo...

Cada uno necesita un tiempo distinto prara frontar y asimilar una perdida así, tomaos el tiempo y dejad que el mismo os guie y cuando sea el moemtno sabreis que decidir.

Un abrazo inmenso

virtudes dijo...

Mª Mar entiendo y comparto tu decisión, yo tube la suerte de que ha sido de forma natural y ademas lo conseguí muy rapido, pero recuerdo cada mes, era una tortura, con cada regla era volver a revivir todo lo que ese dia sucedio, por esto te entiendo es muy duro. Eres admirable y teneis mucha fuerza, ahora vivir con vuestra decisión y la vida os irá diciendo que camino ir tomando.
Ya sabes que me tienes para lo que necesites.

Mª del Mar dijo...

Querida Trax, muchas gracias por la confiaza y contarme tu experiencia. A veces es mejor parar para tomar impulso y en tu caso ha sido maravilloso y seguro que os hace llegar a la meta cargados con mucha energía positiva y sobre todo con la recompensa. Lo deseo de corazón y recojo ese abrazo apretado que a pesar de ser virtual, lo he sentido.
Un millón de besos.

Unaterapeutatemprana, sí, ojalá que llegue el día en el que nuestra alma pueda sentir al menos eso, paz, aunque sea sólo en momentos, aunque sea sólo para ayudarnos a cojer fuerzas. Y bueno, a veces las decisiones son difíciles y no siempre tienes la sensación de haber hecho lo correcto, pero espero que con este camino no nos surjan más dudas, porque ya de por sí es duro.
Un beso grande.

¡Ay Eva, cúanta razón tienes!, pero a veces resulta complicado y no siempre consigo alejar los temores, miedos y angustias de aquel día, aunque te aseguro que hago progresos y que por eso siempre tengo en mento hacer tantas cosas y buscar cualquier pequeño ratito para pasar un buen rato y acumular mucha energía positiva de todos esos buenos recuerdos. Y sí, intentamos disfrutar mucho el uno del otro y con todas las personas que queremos, que nos importan y a las que también les importamos. Esas cosas son las que nos ayudan a ser felices.
Gracias guapa. Un besito.

Hola Bea. Gracias a ti también por tus palabras, por tus consejos y no sé si cambiaremos de idea o no, que yo creo que no, pero vamos, que seguro que seguiremos tiendo momentos de bajonazo, de darle vueltas a la cabeza, pero en todos los restantes momentos, intentaremos seguir aprendiendo a vivir y disfrutar de todo lo positivo que tenemos.
En cuanto a lo de familia de acojida, es una posibilidad que pensé en un momento, pero creo que dadas nuestras circunstancias, lo pasaría realmente mal cuando tuvieran que llevarse a los niños, creo que no podría soportarlo y sufriría mucho, así que dejé de plantearmelo. Gracias de todas formas por decírmelo.
Un besazo.

Annp, muchisimas gracias. Creo que con las cosas malas una debe aprender a sacar lo mejor de sí mismo y de los demás, porque si uno vive sólo pendiente de lo malo que hay alrededor, que es mucho, creo que se amarga, y aunque hay muchos momentos en los que tiraríamos la toalla y no seguiríamos, debemos buscar y buscar para saber y poder agarrarnos en esos momentos.
Gracias. Besitos.

Hola Ester, es verdad que una misma circunstancia hace que cada persona la viva y la afronte de modo distinto y es por eso, que como tu dices, cada uno necesita su tiempo para poder llevarlo de la mejor manera posible. Espero que sea así, y que el tiempo nos ayude a guiarnos y poder saber elegir.
Un besazo.

Querida Virtudes, sé que me entiendes y sabes lo duro que es a pesar de que te quedaste embarazada de forma natural, pero durante ese tiempo en el que estás decidiendo si probar o no, si te quedas o no, si después te quedas que sentirás, todo eso lo has vivido igual que yo. Es verdad que en nuestro caso, al ser por tratamiento el proceso es aún más duro, por la cantidad de peldaños que tienes que subir antes de llegar al final y sin asegurarte de que saldrá bien, y es una contínua ansiedad pero has de intentarlo. Te agradezco mucho como siempre que compartas conmigo tus sentimientos, tu experiencia porque siempre me hacen ver que todo lo que siento es normal y te agradezco mucho las palabras para conmigo. Gracias por tu ofrecimiento. Gracias.
Un beso muy fuerte y otro siempre especial para nuestras estrellas gorditas.

Anónimo dijo...

Hola, espero que la vida te recompense y con creces por todo lo sufrido, te recomiendo que veas en YouTube a Enric Corvera, quizás te pueda ayudar a mi me ha ayudado.

Besos y mucho animo

Abril dijo...

Bueno, en la vida uno nunca sabe, la vida da muchas vueltas. pero esta claro q de momento vuestro cuerpo y mente os pide parar, vivir otras cosas. Pues adelante, disfrutar de vuestro amor y de los vuestros. Y luego Dios dirá, el tiempo dirá.
Un beso enorme enorme. Mucho ánimo y mucha fuerza.
Aprendiendo de vosotros cada día.

Netzi dijo...

Queridísima Mar,

Qué serenidad transmites aún en entradas tan difíciles como ésta...

Por lo que leo, veo que ahora sí necesitáis un descanso. Vosotros sabéis qué es lo que necesitáis, tal vez en un futuro cambiéis de opinión. Así que ahora a disfrutar de vosotros 2, a "aprovecharos" el uno del otro y el futuro dirá.

Y si el futuro dice que esa etapa se cerró, pues es estupendo también.

Os mando un beso enorme guapísima. Os deseo una semana estupenda.

Muassss.

Mª del Mar dijo...

Hola Anonimo. Muchas gracias por la recomendación, he empezado a ver un video y la verdad es que me resulta interesante y sobre todo ameno. Creo que sí, que podría ayudarme, soy de las que no se cierra a nada que crea le puede venir bien, asi que no pierdo nada.
Gracias por tus deseos.
Un besito.

Querida Abril, sí, creo que a veces es bueno parar, pensar, y ver para saber por donde seguir. Estamos centrados durante mucho tiempo en lo mismo y no quiero que llegue a ser una obsesión, asi que de momento paramos y si un día nos levantamos y cambiamos de opinión, pues ya veremos.
Gracias preciosa, yo también aprendo cada día un poquito de cada palabra, de cada gesto, de cada vivencia contada por todas vosotras.
Un besazo.

Hola Netzi guapa. Me alegro de ser esa sensación porque supongo que como ha sido una decisión muy meditada, aunque difícil, pues lo tengo asumido. Y bueno, como dices, ahora mismo es lo que necesitamos, luego ya veremos. Y sí, disfrutaremos el uno del otro y seguiremos sacando lo mejor de todo lo que nos rodea para hacernos la vida más facil.
Otro beso enorme para ti.

Rut dijo...

Querida Mª del Mar:

Gracias por venir a mi rinconcito, me ha hecho mucha ilusión y me has provocado una sonrisa.

Tu despedida me da tanta pena...tanta tanta pena...pero como bien te dice por ahi arriba es tanta la serenidad que trasnmites, tanto amor y tanta fuerza que sólo por eso te admiro enormemente.

Espero de corazón que la vida os recompense con millones de cosas buenas. Y que si habéis tomado la decisión de parar podáis encontrar el uno en el otro ese amor que tanto desprendéis los dos.

Un abrazo fuerte

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Tiene que ser muy duro tener que pasar por todo el proceso de nuevo. Todos las emociones y miedos revolotean al mismo tiempo. Decidáis lo que decidáis será lo correcto, tanto ahora en caliente, como cuando estéis en frío.

Angela sabe que lo mucho que le queréis.

Te mando un abrazo enorme. Me ha emocionado leerte, como siempre.

Besote.




Mª del Mar dijo...

Querida Rut, me ha encantado conocer tu rinconcito y saber más de ti y de tu preciosa familia.
En mis palabras siempre intento transmitir lo mejor de mi misma y hacer sentir a los demás parte de mis vivencias desde la parte más humana, más sincera, más esperanzada y más positiva para poder hacer creer que a pesar de lo malo, del profundo dolor, he aprendido a ver y valorar pequeñas cosas que me hacen la vida un poquito mejor. Y si consigo transmitirlo, pues me alegro muchisimo.
Y bueno, de momento hemos de parar. Pensamos que es definitivo, pero quien sabe. Viviremos descubríendonos contínuamente para no perder la magia y lucharemos el uno por el otro, pero sintiendo en nuestro corazón que no sólo somos dos.
Un beso grande.

Hola María Eugenía. Muchísimas gracias por tus palabras. Siempre me ayudan y consuelan y el pensar que ella de verdad puedan sentirlo, me llena de emoción, de alegria.
Sí es duro, pasar por todo y revivir el proceso, por los recuerdos, tantos recuerdos desde el principio mismo de la vida. Pero bueno, aunque a veces quiera recapacitar, pensar que quizás...., es mejor, al menos por ahora, dejar la puerta cerrada.
Mi corazón y necesita descansar.
Un fuerte beso.

Ana Cristina Blázquez Muñoz dijo...

Corazón mío que puedo decirte. Que yo que estoy en ello, y empiezo a saber lo que cuesta este proceso, lo que te lleva emocionalmente y físicamente...Como no entenderte y como no se me va a encoger el corazón con esta historia. Pero la vida sigue y aún sois jóvenes, hoy en día, la gente tiene hijos hasta edades avanzadas. Pienso que sí, que ahora necesitáis un tiempo para vosotros, para disfrutar de otras facetas de la vida. Y quien sabe si más adelante os apetezca y Dios se acuerde de una pareja tan maravillosa como vosotros, porque lo merecéis. Un abrazo enorme

Anónimo dijo...

Muchos ánimos en este proceso, que tiene que ser durísimo.
En mi caso, tengo un nene de 3 años, pero estuvimos buscando otro bebé muy deseado, después de varias pérdidas (mis bebés viajeros), he decidido también cerrar esta etapa... al principio ha sido dificil pero después me he sentido aliviada... y lo que es la vida, mi sobrina tendrá para el mes una nena y estamos muy ilusionados y contentos con su llegada, no suple a nadie pero nos llena de alegría.
Algunos amigos nos ha sugerido la adopción, para nosotros una buena opción, pero ahora mismo necesitamos un respiro antes de decidir si inicar una nueva etapa o no.
Lo que elijais sea definitvo o no será lo apropiado para vosotros, sois unos padres estupendos y unos padrinos geniales.

Un fuerte abrazo,

Verónica