viernes, 6 de febrero de 2015

DE ENCUENTROS, BUENAS PERSONAS Y RECUERDOS



Hace unos días, volvimos a reunirnos con los papás de Hugo. Era un encuentro que teníamos pendiente desde nuestro primer encuentro en su casa y que habíamos quedado que el siguiente sería en nuestra casa para después del verano, pero entre la muerte de mi suegra, mis problemas de tiroides, la navidad nostálgica-triste más problemas de salud, hicieron que el encuentro tuviera que posponerse una y otra vez, hasta, como digo, hace unos días.

De nuevo fue un encuentro muy, muy agradable, con la sensación de conocerlos de toda la vida y donde las conversaciones pasaban de una cosa a otra con total naturalidad, con total fluidez, sin sentir nada forzado y donde hubo, al menos así lo sentimos nosotros, mucho cariño contenido en muchas emociones, en palabras, en miradas, en gestos.

Lo he dicho en alguna ocasión pero es que es así, ¡hay que ver, como de algo tan doloroso, puede sacarse algo tan bonito, como es conocer a una familia maravillosa!, y poderte sentir identificada en muchas cosas, no sólo por el dolor, sino por lo que ese echo doloroso nos ha ido enseñando a aprender de la vida, ha mejorarla, a valorar y disfrutar de muchas cosas, a priorizar, a darle a las cosas la importancia que realmente tienen, a vivir con el dolor pero también con todo lo bueno que nos rodea. A ver.

Al final y sin tenerlo en cuenta, este encuentro me sirvió como una recarga de energía positiva para el aniversario que vendría en unos días, el 27 de enero, Santa Ángela. Para mí ese día es muy especial, porque ese día fue cuando me hicieron la transferencia de embriones, y ella ese día empezó a luchar y a formar parte de mi.

Aún sigo acordándome de la llamada de esa mañana de la clínica, para decirnos que fuéramos para allá porque había dos preciosos embriones que habían llegado hasta allí. Entre ellos mi pequeña. Mi niña, mi hija.
Cuanta ilusión, cuanto miedo, cuanto cuidado, cuanto AMOR.


Primera ecografía de Ángela




Te queremos Ángela. Te queremos hija mía.

4 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Es estupendo sentirse bien y comprendida por otras personas. Ciertamente, recarga las pilas.

¡Besos!

Inés Inesita Inés dijo...

Qué entrada tan bonita. Recarga las pilas y sé feliz. Te lo mereces y estoy segura de que tu pequeña se siente muy orgullosa de tí. Un abrazo.

CeciyNico Miy Pous dijo...

Qué bonito marimar!! cuánto amor se respira en tu blog ♥

Mª del Mar dijo...

Eva, Ines, Cecy, perdonadme por no contestar antes. He llevado unos días locos porque mi suegro ha estado ingresado, pero os agradezco mucho, muchísimos vuestros comentarios, vuestras palabras.
Un besazo enorme chicas.