lunes, 27 de febrero de 2012

TOMANDO CONCIENCIA DE MI MIEDO

He tenido mis serias dudas sobre si seguir con esta segunda estimulación y finalizar el último tratamiento o si terminarlo directamente sin más. Llamaría a la clínica y diría que hicieran con mis óvulos congelados lo que quisieran porque ya no tenía fuerzas para otra decepción y por fin terminaría un sufrimiento que tanto miedo me estaba generando. Y lo he dudado y dudado y sopesado y como siempre que me encuentro en una encrucijada de sentimientos y comeduras de cabeza fui a ver a mi psicóloga con la que ya unos días antes había hablado y le había comentado como me sentía.

Ella me dijo que es normal que sienta miedo, que es normal que tienda a adelantarme a los acontecimientos porque mi cuerpo, mi cerebro guardan un aprendizaje, por desgracia con noticias malas, y esa memoria del cuerpo y de la mente es la que hace que cada vez me cueste mas alejar los pensamientos negativos y no esperar al resultado final, pero que con todo lo hablado en los días anteriores ella estaba segura que en el fondo no deseaba terminar así, que aunque me diera miedo sentir como estaba sintiendo no podía quedarme con la incertidumbre de qué hubiera pasado si lo dejaba sin terminar, así que como iba a sentir miedo de una forma u otra a sufrir, mejor salir de dudas aunque mi ánimo fuera esta vez, más cauto, más espectante. Dejaría pasar los días y veríamos como me iba encontrando y como iba a ir afrontando ese final que cada vez estaba más cerca.

Y es ese final el que realmente me da miedo y se lo dije a ella, porque unos día antes lo pensé y quizás era ese el verdadero planteamiento. Mi miedo era y es a que al acabarse este tratamiento y no haber embarazo, por fin me dé cuenta que Ángela no va a venir, porque mi corazón y mi alma lo saben, pero mi cabeza sigue esperándola.  Es una contradicción, porque la razón esta vez no va unida a la cabeza sino al corazón y el sentimiento tampoco va unido al corazón sino a la cabeza. Es muy complicado lo que siento y al ir viendo como se va cerrando esa ventana, estoy muerta de miedo al saber que todo va a ir cobrando realidad y que he de ir dejando paso a la razón, porque quiero poder dejar descansar en paz a Ángela, y esto supone el ir aceptando mi dolor y su ausencia. Y no es que yo piense que si me quedo embarazada será ella de nuevo, no. Es porque el proceso en el que todo se inició una vez, en el que ella pudo venir al mundo, termina. El ciclo termina. Esa ventana se cierra.

Por el contrario si volviera a hacerse el milagro de una nueva vida en mi, si de nuevo volviera a quedarme embarazada, entonces el proceso sería distinto. Entonces habría esos dos caminos de las que tantas veces he hablado y esos dos caminos los tendría que aprender a llevar, con sus miedos, sus tristezas, sus alegrías, y sus dos sentimientos compartidos, pero lo haría sabiendo que cada uno tiene su lugar. Y voy cogiendo fuerzas para poder intentarlo a pesar del miedo, así que en unos días empiezo mi último viaje al milagro de la vida.

Eres especial y realmente eres un milagro. Tú mi pequeña eres el milagro de la vida. Te queremos.

11 comentarios:

Aliena dijo...

A pesar de tus miedos e incertidumbres, que son completamente normales, me alegro que hayas decidido seguir hasta el final.

Hablas de esos dos caminos que tendrás que afrontar, pero verás cómo cada cosa se va situando en su sitio. La pena no desaparecerá por arte de magia, aunque con una nueva vida en vuestras vidas se irá mitigando.
Ya sabes que no hablo por experiencia, pero es lo que siento y lo que creo.

Mucha suerte en vuestra andadura y mantennos informados, como hasta ahora, de cómo se suceden los acontecimientos.

Un millón de besos!

P.D.: mañana tengo cita en La Arrixaca para ver cuándo comienzo con el segundo y último ciclo de F.I.V. Estoy bastante asustadilla. Ya te contaré.

virtudes dijo...

Mª Mar como te entiendo ese miedo es muy normal y pienso igual que tu amiga spicologa que es distinto por ser el ultimo, pero has hecho muy bien de intentarlo por que si no siempre te hubiera quedado la espinita y algunas veces no se sabe lo que es peor.

Un hijo ayuda a mitigar el dolor pero te puedo asegurar que ese dolor siempre esta, el tiempo y la fuerza de nosotras es lo que hace que podamos levantarnos cada mañana para apreciar las cosas buenas de la vida.

Pase lo que pase, debes de pensar que tienes un marido adorable y que la vida te dio la oportunidad de vivir la maternidad. Te deseo todo lo mejor del mundo. Espero que nuestras niñas nos den la fuerza para seguir este camino

virtudes dijo...

Por cierto te has dado cuenta que has conseguido hablar en presente, contar las cosas cuando estan sucediendo.

Mª del Mar dijo...

Hola Aliena, sabes a veces no hace falta que a una persona le pase algo para poder entender como se siente otra y ese es tu caso. A pesar de no haber vivido una experiencia como la nuestra (gracias a Dios), puedes entender como podemos ir sintiéndonos o ir pasando por ciertas situaciones y que a pesar de todos los pasos que vayamos dando, o las alegrías o ilusiones que podamos ir teniendo o que tengamos en nuestras vidas, esa pena siempre estará ahí, y por eso lo de los dos caminos.
En fin, que a pesar de que el ánimo a veces me falle y me cueste más recuperarme, intento cada día poder superme y estar un poquito más fuerte, con distintas armas, con distintos objetivos, con distinta filosofía de la vida, pero intentándo levantarme cada mañana. Y ahora cogiendo aire para un último esprint. Ya veremos como voy sientiendo, pero de momento me vuelvo a incorporar a la carrera.
Te deseo toda la suerte del mundo, no tienes que estar austada, en todo caso ilusionada, y emocionada, porque este proceso aunque complicado en cuanto a sentimientos, es también mágico. No se si te vera el Dr. Galvez o el otro, no me acuerdo como se llamaba, en cualquier caso los dos son la alegría de la huerta, pero lo importante es tu confianza en que todo va a salir bien. Muy bien. Ya lo veras. (por cierto en mi perfil aparece mi correo por si quieres preguntarme algo de forma más personal).
Un beso y ya vamos poniéndonos al día.


Hola querida Virtudes. Siempre me ayuda mucho conocer tus sentimientos, porque a veces no sé si es normal lo que siento y cuando te leo y veo que a pesar del tiempo que ha pasado y de tener a tus dos hijos, la pena por tu hija sigue estando ahí, entonces se que voy haciendo lo que puedo y que no lo estoy haciendo tan mal aunque tenga mis alti-bajos. Sé que ahora en este mes que entra estarás un poquito más removida, porque el tiempo ayuda, es cierto pero hay fechas en las que da igual el paso de tiempo. Espero que puedas llevarlo lo mejor posible, ya sabes donde estoy.
Y si, en cuanto a intentarlo esta última vez, es cierto que al final si no lo hubiera hecho me habría comido mas tarde la cabeza. Bueno, sea como sea ya estamos en la carrera final, ya vermos como se desarrolla.
Te agradezco tus palabras referentes a Juan Carlos y a la maternidad, porque son totalmente ciertas. Mi marido es un sol y bueno, lo de vivir la maternidad, Juan Carlos me ha dicho a veces que piense en eso como algo positivo porque hay mujeres que incluso no han podido vivir un embarazo y es cierto, aunque sea triste el resultado, es cierto.
Ojalá que como dices nuestras pequeñas nos den fuerza y nos ayuden cada día a no decaer. Yo últimamente le hablo mucho a Ángela y le pido constantemente por eso. Me siento bien cuando lo hago.
Por otro lado referente a que si me he dado cuenta que estoy hablando en presente, te diré que sí, que ya lo sé, que ha llegado un momento en el que me he puesto al día, y que como me estan sucediendo tantas cosas últimamente, tengo que ir dándome prisa y además me gustaría poder compartir este último tratamiento de forma más actual, casi el día a día.
En fin, que te mando un beso muy fuerte y un besito para tus niños y otro especial para nuestras pequeñitas.

Aliena dijo...

Gracias, Mª del Mar porque has conseguido sacarme una carcajada con tu comentario sobre los médicos. El Dr. Gálvez es el que me sigue llevando (y créete que doy gracias, porque he pasado por los demás).

Me tomo en serio tu ofrecimiento para que te escriba a tu correo personal.

Y gracias, también, por este blog. Descubrirlo ha sido un gran alivio para mi. Estos son temas de los que no todo el mundo habla, por desgracia.

Espero impaciente tu próxima entrada.

Besos y abrazos!

Aliena dijo...

Por cierto, no sé qué pasa que no puedo acceder a tu correo electrónico.
Te dejo el mío: alienabatan@gmail.com

Mª del Mar dijo...

Aliena, me alegra mucho haberte sacado como tu dices, una carcajada, porque es mejor tomárnoslo así y eso significa que tu humor es muy bueno y eso va a ser muy importante para el tratamiento. Me alegra también infinitamente que te pueda resultar de ayuda este blog, porque el motivo de él es que pudiera ser un homenaje a mi hija Ángela para que la gente supiera todo lo que habíamos disfrutado de ella durante el embarazo que tanto nos había costado, pero también y a través de nuestra experiencia poder ayudar en temas tales, como el duelo, los sentimientos varios, la justicia y los distintos procesos que vamos llevando y como no, el hecho de seguir viviendo y de ir superando barreras y obstáculos en el camino, contanto nuestro día a día y los nuevos tratamientos que se viven la verdad, de forma muy, muy intensa desde la primera ecografía de control, pasando por la punción y la transferencia si hay suerte y llegando hasta la beta. Así que me alegro porque a mi tambien me ayudan mucho vuestros comentarios y vuestras experiencias.

En cuanto al correo electrónico lo he puesto también en otro lado de mi perfil por si hay problemas donde está, y aunque ya tengo tu dirección, te diré que mi corre es mmarvicente@yahoo.es. Ya nos ponemos en contacto más personalmente.

Un besazo.

Anónimo dijo...

Mª del Mar,

Para mi tu blog es un verdadero regalo para compartir todas esas cosas de las que nadie habla y que a algunos les resulta tan difícil de entender..

Cada día te admiro más, sabiendo todo lo que estás pasando ahora con el tema de las forenses y que hayas decidido tirar hacia adelante para como dices nunca quedarte con la duda, y es que sólo se me ocurre pensar que es Ángela la que te da esa fuerza, que quiere justicia por lo que le hicieron, por los bebes que siguen detrás.., y también ahora poner todo en este tto. Parece que se cierra un ciclo y esa sincronía de factores tiene que ser un buen preludio..

Sé que como has comentado otras veces hay tanta injusticia en el mundo que piensas porqué ahora tiene que salir, pero creo que hay cosas y luchas que lo merecen, y la tuya lo es, que se haga justicia a Ángela, debe ser enorme el dolor de constatar cómo es posible que en una sociedad como la nuestra trataran así a Ángela..

Amiga, mucha fuerza, estás en el camino y tu pequeñita te ilumina, te mando un fuerte abrazo.

Sole

Mª del Mar dijo...

Mi querida amiga Sole, te agradezco mucho lo que dices referente a mi blog porque realmente esa ha sido mi intención desde el principio, el poder ayudar a través de nuestra experiencia, a través de nuestras viviencias, de lo que sentimos y que en el fondo reconforta el saber que hay personas que te entienden que pasan por situaciones similares, que hay formas de vivir ciertas cosas que son iguales en otros y que todo lo que vivimos y sentimos es normal.
A mi me ha pasado y me ha gustado poder verme reflejada en las vivencias de otras personas, por eso me encanta poder ayudar y ser ayudada también a través de vuestros comentarios.
Muchas gracias por tu admiración y por las palabras que siempre dedicas a Ángela que espero que de verdad sea ella la que me da esa fuerza para seguir en estos caminos tan duros.
Y ojalá que por fin podamos ver un poco de luz en esta vida que nos ha tocado vivir de como tu dices, tanta injusticia. Pero bueno una vez más intentare visualizar en positivo.
Un besazo amiga.

Anónimo dijo...

Me alegra que al final no te rindieses .mi miedo es algo diferente estamos ya con la punción y tengo miedo a tener niñas ,haces unos años sufri una violación y no soportaría no poder proteger a mis hijas en el caso de los niños me siento más tranquila,de todas maneras en mi caso creo que la ciencia haría un gran milagro porque siento que mi interior está muerto ,pero estoy esperanzada y solo de pensar en abrazar a mi bebe ya habrá merecido la pena todo el proceso.

Mª del Mar dijo...

Hola Anónimo. Me has dejado con el corazón encogido. Siento mucho lo que tuviste que pasar y entiendo pefectamente el miedo que tienes pensando en si fueran niñas, y es cierto que con los niños esto es distinto, pero piensa que da igual, al final el miedo está ahí porque son nuestros hijos y no queremos que nada, absolutamente nada pueda pasarles y si no es miedo a lo que a ti te pasó, será miedo a otra cosa porque nuestro innstinto de protección hacía ellos siempre estará ahí, desde el mismo comienzo de la vida. Asi que amiga, disfruta de todo el proceso y se feliz sea lo que sea porque tú como madre siempre les daras lo mejor y la mayor protección que puedas. Ojalá que todo te vaya bien y si te apetece, pues entras otro día y me cuentas que tal te ha ido.

Un besazo.