viernes, 22 de febrero de 2013

DESCUBRIENDO

Teníamos pensado haber realizado nuestra última transferencia con los embrioncitos que nos quedan congelados, este mes pasado, pero pensando en mis cuñados, el nacimiento de la peque y la ayuda que iban a necesitar, decidimos retrasarlo un mes más y la verdad, me siento contenta con esa decisión.
Estuve dudando hasta el final, porque la decisión dependía de varias cosas, pero distintas incógnitas se fueron resolviendo y me fue más fácil tomarla y además no he tenido que contarles nada a mis cuñados, porque no me apetecía que se sintieran presionados por la situación, ni incómodos por la felicidad que en esos días les llegaría de la mano de su nueva hija.

Así que como digo, me siento contenta con la decisión. Por un lado he podido echarles una mano, durante los días que estuvieron en el hospital con la peque mayor y luego también cuando les dieron el alta, para que mi cuñada pudiera ir recuperándose poco a poco y mi cuñado estuviera más tranquilo a la hora de irse a trabajar.

Por otro lado, he visto que me he sentido cómoda con la situación y que a pesar de pensar en Ángela, he podido diferenciar muy bien lo que es cada cosa, cada momento y eso me ha servido mucho mucho, para darme cuenta que realmente tengo esos dos caminos paralelos de los que hablaba mi psicóloga y que puedo llevarlos los dos, perfectamente diferenciados.

También he podido darme cuenta y comprobar, lo duro y cansado que es criar a un hijo, jajajajaja, porque mi sobrinita peque-mayor es super buena, duerme de dos a tres horas de siesta y luego además a las 9:30 o 10 de la noche esta acostadita, además come sin problemas, así que por ese lado no he tenido problemas. He podido descansar un poco de siesta y no he tenido que llenarme de yogur o potito para que comiera, jajaja. Pero si que es verdad, que una vez que los tienes, ya toda la atención debe ser para ellos. No sólo es tenerlos y ya está,  como si fueran muñecos. Hay que cubrir todas sus necesidades, de comida, de sueño, de higiene, de atención, de educación, y sobre todo, de afecto.

En estos días reconozco que he disfrutado como una enana, porque aunque ella sabe distraerse solita, a mi me encanta jugar con los pequeños, así que la enana a disfrutado todavía más que yo, y desde el momento en el que subía a su habitación en cuanto la oía al despertarse, hasta que nos íbamos, era un no parar. Cambiarle el pañal, darle la merienda jugando a la misma vez, subir a su habitación a jugar con sus juguetes o darnos un paseo en el carricoche, ir a la habitación de su mamá para ver a su hermanita, volver a la habitación de los juguetes, volverse loca al oír el timbre sabiendo que era Juan Carlos e ir a esperarlo a la puerta, darle la cena mientras su tito y yo le hacemos gracias, volver a jugar otro ratito en el salón mientras llega papi, no poderla dejar sola una vez que ha venido Juan Carlos para que vaya a ver a su hermanita porque se pone a llorar, ayudar también alguna noche a bañarla y ponerle el pijamita. Y ya por fin, marcharnos sobre las 9 o 9:30 para volver de nuevo al día siguiente.

En fin, toda una aventura que todavía durará unos diitas más, hasta que le quiten los puntos a mi cuñada y luego alguna tarde suelta que ella pueda necesitarme. Pero ha estado bien, aunque me ha echo plantearme, si ya a estas alturas de la vida estaré preparada todavía para volver a ser madre, porque es cierto que tiene muchas satisfacciones, pero también muchas obligaciones, muchos miedos, muchas preocupaciones.

No hecho de menos tener otro hijo, yo hecho de menos no tenerte a ti Ángela. Te queremos.

4 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Yo últimamente estoy perdiendo las ganas de tener hijos, y es preocupante. Me da mucha pereza. Creo que va por épocas.

Mi novio dice que lo de que los hijos dan muchas satisfacciones es mentira, que dan alguna pero casi todo disgustos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Estás viviendo una experiencia muy bonita, descubriéndote a ti misma en una nueva etapa que te daba miedo al principio y después está siendo más gratificante. Es estupendo.

Me alegro mucho por todo lo que estás aprendiendo y además compartiendo con todos a pesar de no tener apenas tiempo.

Besotes.

Mª del Mar dijo...

Ay Eva, es que hay días y días. Porque aunque apetezca por unas cosas, se te quitan las ganas por otras. Pero bueno, dejaremos que sea lo que tenga que ser y lo que en el momento adecuado decidas estará bien. En cuanto a lo que dice tu novio, supongo que será porque tiene algún caso cercano en el que lo negativo y malo supera a lo positivo, jajajaja. Que casos, haberlos, hailos.
Bueno guapetona, ya veremos.

Un besote.

María Eugenía, me agradan mucho tus palabras y te lo agradezco. Supongo que todo lo que nos sirva para descubrirnos un poco mejor y darnos fuerza es bueno y positivo, aunque a veces nos cueste enfrentarnos a ello.
Besos.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Gracias a ti. Siempre intento ser lo más sincera que puedo. Y escribo lo que siento y nace de mi corazón.

Besotes.