lunes, 18 de febrero de 2013

MINUTO 1. HE PODIDO VERLA

Después de recomponerme y más o menos asimilarlo, me decidí. Hacían pocos minutos que mi cuñado me había mandado el wasap para decirme que la pequeña había nacido y después de pensarlo brevemente decidí ser todavía un poquito más fuerte y me atreví a pedirle que me enviara una foto.

El me contestó: -"te la mando porque tú me lo has pedido". Y a los pocos segundos llegó la imagen. ¡Era preciosa!. Gordita, rosada, con unos ojos grandes abiertos como platos, su pequeña manita y el gorrito tapando su cabecita. Me emocioné y sentí un vuelco en el corazón, pero a la misma vez me sentí contenta porque después de mucho, mucho tiempo, en fin, desde que Ángela murió, era el primer bebé que me atrevía a ver recién, recién nacido. Y pude, fui fuerte, dí un pequeño gran paso más. Y le contesté "que era preciosa" y el me contestó que era clavada a su madre y  le dí las gracias y el me dijo que no sabía que decirme.
Yo le dije que no fuera tonto, que no pasaba nada, que disfrutara del momento. Era su momento.

Luego, ya juntos Juan Carlos y yo hablamos sobre ello, la pequeña, la foto, lo bonita que era,  y la nostalgia y los sueños se hicieron paso entre los dos y buscamos estar más entretenidos de lo normal, para no pensar, para no dejar fluir la rabia y el dolor profundo, para intentar no volver a dar otra paso atrás después de haber sido valientes ese día.

Ya al día siguiente, me tuve que quedar con la hermanita mayor. Pobrecita, si tiene 23 meses. Y bueno, al ver a mi cuñado le dí la enhorabuena y un beso y le volví a decir que la pequeña era preciosa. Y sin darme cuenta pude dar otro paso aún mayor. Cuando mi cuñado se fue, fui a ver a mi sobrinita que estaba durmiendo (a la que tenía que cuidar), y sin pensarlo ni caer en lo que iba a ver, entre en la habitación de la chiquitina recién nacida. Todo montadito ya, la cunita con sus sabanitas, el capazo con su saquito y todo adornadito, la sillita de coche preparada, la cestita con sus cositas de higiene, en fin, todo preparado para su llegada y para el momento en el que saliera del hospital con sus papás. ¡Qué bonito estaba todo! y no sé, me hizo ilusión verlo, pero porque lo hice sin pensar, sin reaccionar a lo que todo aquello significaba. ¡Uf, mejor porque al no pensar más allá, fue un nuevo escalón que pude subir sin quererlo!

Después, tranquila me tumbé un rato y esperé hasta que el pequeño torbellino me avisara de que ya estaba despierta. Sería una tarde entretenida. Un no parar, pero bonito, agradable........, divertido.

Ángela, ¡te queremos!.

9 comentarios:

Trax dijo...

Un pequeño paso? Has dado un paso de gigante!! Eres muy valiente!!
enhorabuena por tus logros.
Y enhorabuena a tus cuñados por esa pequeña.
Besos.

Opiniones incorrectas dijo...

Haces muy bien cariño, ¡enhorabuena por dar ese paso! Tú piensa siempre que NO son tus hijas y pon distancia, así podrás.
Ya llegarán los tuyos y te jartarás de ver peques jeje besitos!

Mª del Mar dijo...

Querida Trax. Gracias. Bueno, la verdad es que hasta que uno no se atrave, no sabe como se va a sentir, asi que me siento contenta por haberlo hecho, por haberme enfrentado y por como me he sentido.
Un besito guapa.

Eva, gracias a ti también. A veces aunque quiera no puedes evitar querer ver la carita de mi hija en esos pequeños, y es dificil, pero con este paso que he dado, creo que estoy más cerca de poder separlo, como tú dices.
Un besazo.

virtudes dijo...

Mª Mar hacia un poco que no entraba por aqui, huy y si se que voy a llorar tanto .... bueno me han encantado los niños del cancer, sin palabras... y sobre tu nuevos avances son unos grandes avances, disfrutalas, achulas son tus sobrinas, aumque no son tus hijas pero puedes darles todo ese amor que tienes que seguro le das

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Enhorabuena por todo lo que has hecho y experimentado. Seguro que no ha sido fácil pero lo has conseguido.

El "truco" para conseguirlo, ha estado en algo que has dicho, "lo hice sin pensar". Eso es. La mente nos boicotea sin parar, y cuando hacemos las cosas sin pensar, tal y como las sentimos somos capaces de lograr lo que a veces pensábamos que era imposible. Y además siendo felices.

Besotes.

Abril dijo...

Hola guapa,
yo tb creo, no q has subido un escalón, sí no q has subido un rellano entero de escalones del tirón!!
No puedo de nuevo más q felicitarte y darte la enhorabuena.
Además, supongo que esos grandes pasos q estás dándo tb te animan más, seguro.

Un beso guapa. Aprendo de ti y me das fuerzas.

Maria Eugenia - Vida y Muerte dijo...

Hola, María del Mar

Ya he publicado la entrada que sugerías. Espero que sea lo que querías.

Besotes.

Mª del Mar dijo...

Sí María Eugenía. Es cierto que si dejamos a un lado lo que nos bombardea constantemente la cabeza, podemos llegar a hacer más cosas de las que creemos y darnos cuenta que no era tan malo como lo pensábamos o que por el contrario si lo era pero hemos sido lo suficientemente valientes como para afrontarlo de frente y dar ese paso que no nos atravíamos desde hace mucho. Así que sí he podido y me siento contenta. Gracias por el apoyo.
Un beso fuerte.

Hola Abril. Gracias a ti también por tus palabras de ánimo y sí, te diré que efectivamente me han animado y me han hecho ver puedo ser valiente y que puedo enfrentarme sin tener que pensarlo tanto. Había cosas que me daban mucho miedo de todo esto, pero aunque bien es cierto que ya ha pasado un tiempo, no las tenía todas conmigo.
Yo también aprendo mucho de vosotras y los ánimos que me dais me ayudan a coger fuerza y a aprender un poquito cada día.
Muchos besos.

Mª del Mar dijo...

María Eugenía, me paso por tu blog a ver que tal. Gracias.
Un besito reina.